Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Paramilitares aterrorizan a los pobladores del Alto Ariari (Meta)
Camilo Raigozo / Miércoles 27 de enero de 2010
 

El Sindicato de Trabajadores Agrícolas del Meta (Sintragrim) denunció ante la comunidad nacional e internacional que desde hace unos seis meses en El Castillo, región del Alto Ariari (Meta), paramilitares y Fuerza Pública han venido violando los derechos humanos y aterrorizando al campesinado de la zona. Según las mismas comunidades, estos actos criminales tienen como objetivo desplazar a los campesinos para ocupar los territorios. Los paramilitares actúan libremente en medio de los permanentes y fuertes operativos militares del Batallón 21 Vargas y el Batallón Ingenieros 7 General Carlos Albán, pertenecientes a la Séptima Brigada y a la Cuarta División del Ejército Nacional.

El 28 de diciembre del 2009, en la vereda La Cumbre del municipio de El Castillo, fueron vistos cinco sujetos fuertemente armados, con vestimentas oscuras presentándose en las viviendas como paramilitares. Un testigo le dijo a la fuente que “dijeron que iban a volver a recuperar el territorio para realizar una limpieza, ya que tenían identificados algunos hijos de puta que eran de la guerrilla, y que su presencia obedecía a la labor de reconocimiento de la región para así garantizar la libre llegada de un grupo numeroso de paramilitares a la región después del 6 de enero, fiestas de Reyes”. Agregó el campesino que “esto está sucediendo en varias veredas como Alto Cumaral, La Cumbre, Caño Embarrado, Puerto Unión y veredas cercanas a la cabecera municipal”.

El 6 de enero del 2010 en las horas del mediodía, a la vereda de Alto Caño Embarrado llegaron 20 criminales a la finca de José Garzón y se identificaron como paramilitares activos, y tranquilamente se trasladaron por toda la vereda sin que ninguna autoridad militar de las que hace presencia en la región los interceptara, hecho que causa zozobra dentro de la vereda.

La Fuerza Pública mira para otro lado

El 29 de noviembre del 2009 a las diez de la mañana, en la vía de El Castillo hacia la población de Granada en la vereda Benjamín Herrera, paramilitares reunieron a la comunidad de esta vereda y a pobladores del casco urbano del municipio de El Castillo y les dijeron que de nuevo iban a retomar el control del municipio debido a los robos y asaltos que se estaban cometiendo, y resaltaron el caso sucedido en contra del padre y de la iglesia de Medellín del Ariari, donde le fue hurtado un dinero que estaba destinado para la realización de las fiestas de fin de año. Este hecho, a pesar de ser público, ha contado con el silencio y la complacencia de autoridades civiles y militares de la región.

El 27 de diciembre de 2009 en Medellín del Ariari, dos paramilitares reconocidos en la región deambularon por las calles sin que la Fuerza Pública interviniera. Los dos paramilitares manifestaron a los campesinos y pobladores que reactivarían su accionar con el apoyo de la Policía y del Ejército. “Los ‘paras’ se movilizan a altas horas de la noche por los cascos urbanos, carreteras y caminos de las diferentes veredas por donde también se moviliza el Ejército a diario”, dice la denuncia.

En los últimos días del año 2009 y los días trascurridos del 2010 en El Castillo, la Policía ha venido desarrollando algunas acciones con dudoso objetivo frente al ejercicio de control del orden público, como es la toma de fotos a los campesinos que arriban en carros que los transportan desde las veredas al poblado de El Castillo, situación que pone en evidencia la continuación de una persecución sistemática en contra de líderes y pobladores de la región.

“Estos hechos son una muestra entre los innumerables que han sucedido en esta región totalmente militarizada y martirizada. Situación que atenta contra los anhelos de estas familias de recuperar y trabajar sus tierras, vivir en armonía, paz y tranquilidad, intentando reconstruir su entorno sociocultural, económico y político en su calidad de familias que fueron víctimas del horrendo crimen de lesa humanidad como es el desplazamiento forzado”.