Sindicato de Trabajadores Agrarios del Sumapaz
:: Distrito Capital, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Sin puente en Sumapaz
Noticias Uno / Domingo 11 de julio de 2010
 

Los niños de dos veredas de la localidad de Sumapaz, la única rural de Bogotá, ya pasan sin temor sobre dos palos que comunican las orillas de un río para llegar a su escuela. Hace diez años les prometieron un puente y hasta se llegó a firmar contrato, pero los ingenieros se desaparecieron con el dinero. Aunque para los niños cruzar el puente se convirtió en una aventura, ahora con el invierno es mayor el peligro. ¡Qué tal esto!

Los habitantes de las veredas San Antonio y el Toldo, en la localidad de Sumapaz, dos de los lugares más recónditos de Bogotá, dicen que llevan una década esperando la construcción de un puente que el Distrito prometió hacer para comunicar a las dos poblaciones a la altura de la quebrada La Honda.

“Este puente lleva diez años en proceso y no se ha legalizado nada. Mucho dinero y nada existe”.

“Por acá vinieron unos ingenieros y midieron esto, hicieron unos contratos y esas platas se embolataron”.

Según esta resolución del IDU el contrato le fue adjudicado al consorcio Puentes 2007 a finales de 2007. En ese instante la comunidad vio una luz de esperanza respecto a la construcción del puente.

“Contentos que nos dijeron que ya iba a ver puente que ya estaba todo listo para comenzar los trabajos”.

Incluso aseguran que hasta le dijeron que iban a contratar a la misma comunidad para trabajar en el puente.

“En diciembre de 2007 estábamos ilusionados la comunidad con la construcción del puente incluso estaban consiguiendo personal para trabajar”.

Pero todo se quedó en veremos.

“Nos mandan un comunicado que ya no había puente este año porque los ingenieros no dieron estudios y diseños y habían hecho una partida de 200 millones de pesos”.

Otros aseguran que hubo más plata para una obra que nunca ha existido.

“Tengo entendido que fueron más de tres mil millones de pesos para el puente, nos gustaría al menos saber que se hizo esa plata”.

Por eso a la comunidad no le quedó más que asumir de forma muy artesanal los trabajos contratados que no se hicieron. “Improvisar, hacer este puente de madera ordinaria y poniendo en riesgo nuestros hijos y estudiantes que a diario pasan por que son hechos de la manera más rústica”.

El puente, hecho con tres troncos, apenas está sostenido por unos alambres, atraviesa el río y es paso obligado de toda la comunidad, en especial de los más pequeños.

“Nos toca pasar temprano y toca por el chorro y es peligroso”.

“Todos los días un promedio de 15 niños de la vereda San Antonio, en la localidad de Sumapaz, atraviesa este improvisado puente para poder ir a la escuela”.

“Es muy peligroso para nosotros porque pueden estar las varas chuchas y nos podemos caer al río”.

“Es peligroso porque ahí uno se cae”.

A pesar del peligro que corren, la necesidad y las ganas de asistir a la escuela los ha hecho más valientes a la hora de atravesar el río.

“Me da miedo pero ya no como antes”.

Pero los riesgos por la falta del puente también son evidentes unos metros más adelante.

“Acá es muy peligroso ese chorro, se cae uno y puede ahogarse y se han revolcado las bestias”.

“Estamos experimentando el peligro, los animales, niños que tienen que ir a estudiar”.

Por eso, la población de Sumapaz sólo pide que el distrito se acuerde de ellos y aclare la situación de la construcción del puente.

“Por favor que hagan el puente porque por las varas podemos sufrir accidentes”.

“Que nos tengan en cuenta, por qué no invierten en un puente que es para la comunidad”.

Hasta la fecha lo único que se ha hecho, según este oficio del IDU, es legalizar el incumplimiento de las obligaciones por parte del contratista Consorcio Puentes 2007 y multarlo.

“No se ha hecho nada y la plata si se extravían”.

Mientras, tanto niños como al resto de la comunidad de la única localidad rural de Bogotá, no le queda más que seguir arreglándoselas como puedan para cruzar un río, que por cuenta de posibles actos de corrupción en la contratación del distrito, aún no tiene un puente que se supone ya fue pagado.