Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Se realizó el primer mercado campesino en Icononzo, Tolima
Nelson Lombana Silva / Viernes 14 de enero de 2011
 

El primer mercado campesino se realizó en el municipio de Icononzo, Tolima, el pasado ocho de enero, en medio del holgorio de las tradicionales ferias y fiestas. Aunque fue un mercado pequeño resultó bastante significativo por cuanto se pudo relacionar directamente el productor y el consumidor, presentándose un fenómeno especial: El mejor precio tanto para el consumidor como para el productor.

Los productos agrícolas de la región fueron exhibidos desde muy temprano en el parque principal, especialmente frutas, yuca, plátano, banano, hortalizas, productos procesados como el arequipe “Mi hogar”, mermeladas, arroz de leche, cremas, gelatina, galletas de sal, mantecadas, productos vendidos por Jenypher Parrado Martínez y Susana Martínez Beltrán, entre otros vendedores.

Susana es de la vereda La Laja de esta municipalidad y es la que prepara estos productos, los cuales hacen parte de su subsistencia diaria: “Con la mermelada y el arequipe es ya una tradición que hace mucho tiempo. Lo que son las galletas, mantecadas y pan, es un taller que hice en el SENA hace un año y estoy trabajando. Sigo la orientación que nos dieron para preparar esos alimentos. Eso me ha servido para el estudio de mis hijos, para lo que haga falta en casa. Estamos asociados a asomercados. La única dificultad es el dinero para trabajar en forma. De este negocio viven quince personas”.

Otro vendedor que encontramos allí, fue a José Nelson Jiménez, quien también hacía parte de la logística y era de la vereda Buenos Aires. ¿Cómo se implementó esta iniciativa? Respondió: “Esto fue inventado por don Joaquín, un ex alcalde que dijo que podíamos hacer el mercado para que la gente se diera cuenta como era el manejo en Bogotá y aquí. Y aquí estamos presentes para que la gente se de cuenta cómo se vende, se vende más barato. Se relaciona directamente el productor y el consumidor vendiendo más barato y más cómodo, tanto para uno como para el otro. En las tiendas es más caro, acá se puede dar más barato, además la calidad del producto es orgánico y fresco, presentado de la mejor manera”.

¿Qué se ofrece? “Se tiene todo variadito: mandarina, naranja, banano, habichuela, mora, valú, lulo, papita, cebolla, todo lo que es lichigado, se está vendiendo. Las flores, las matas y todo. Todos son productos orgánicos, es decir, sin ningún tipo de químicos, productos que se dan con abonos orgánicos”.

También hablamos con Justiniano Hernández López, coordinador de la zona oriente del Tolima, exactamente de los municipios de Icononzo, Villarrica y Chaparral: “Estamos iniciando en Icononzo el primer mercado campesino presencial como mercado local. Por primera vez vamos a hacer este mercado en Icononzo con productores de diferentes veredas del municipio. Son productos típicos de la región. El principal objetivo es hacer que el pequeño productor se acerque a los centros urbanos, especialmente en el mercado que hacemos en la capital, durante cinco años que llevamos participando consecutivamente participando presencialmente en los mercados de Bogotá, en la plaza Simón Bolívar lo hacemos dos veces al año, tenemos el 17 de febrero, precisamente el primer mercado en la plaza de Bolívar. Lo que hacemos es hacer presencia el pequeño productor e incidiendo en la economía campesina y en la seguridad alimentaria, que es lo que en el momento afecta la economía mundial”.

Mediante este ejercicio el campesino va despertando y entendiendo la necesidad de ser protagonista, sujeto pensante que debe unirse para defender sus intereses duramente golpeados por el régimen capitalista violento. Poco a poco el campesino va relacionándose con temas vitales como la soberanía alimentaria, la necesidad de rechazar el Tratado de Libre Comercio, TLC y la prioridad de la búsqueda de una solución política al conflicto social y armado que lleva más de 50 años y que los gobiernos no han tenido una voluntad política para eliminar las causas reales de esta dura realidad. Sí, los mercados campesinos se constituyen en un escenario para el análisis, la crítica, la autocrítica y la unidad.