Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Impactos socio - ambientales de los proyectos hidroeléctricos en la cuenca media del Río Tuluá
 

Los representantes de las comunidades campesinas de la zona de afectación del proyecto de las centrales hidroeléctricas que adelanta la compañía EPSA en la cuenca media del río Tuluá, en reunión realizada el día 23 de enero de 2011 en el corregimiento de Monteloro y con la participación de los presidentes de Juntas de Acción Comunal del área de influencia directa e indirecta, Miembros del Comité de Veeduría y miembros de la comunidad en general, solicitaron que se verifique el cumplimiento de lo estipulado en la Licencia Ambiental y lo pactado con las comunidades. Aunque el Comité ha venido realizado informes sobre las graves situaciones encontradas en los procesos de verificación, ha interpuesto derechos de petición, creado mesas de trabajo, ha participado en comisiones de seguimiento, impulsó el Cabildo Abierto del pasado mes de Noviembre del 2010, EPSA no ha resuelto los problemas ambientales denunciados y no ha cumplido en las demandas sociales de las comunidades.

Más impactos ambientales

Se siguen presentando nuevos impactos ambientales además de los ya conocidos por la opinión pública: En el sector de los Bancos existe preocupación por el agua que sale del túnel con residuos de cemento que van directamente al río Tuluá, de este túnel está saliendo gran cantidad de agua lo que significa el rompimiento de acuíferos.

El establecimiento de depósitos de materiales en las zonas de protección del río está prohibido en la Licencia ambiental, sin embargo algunos de ellos se han establecido en estas áreas y han ocasionado contaminación y aumento de turbiedad en las agua del río Tuluá, además de problemas con un botadero al cual hizo visita con representantes de la CVC quienes manifestaron que no se puede tirar lodo a los botaderos y que se debían tomar las medidas necesarias para solucionar este problema.

No se respetan los convenios, no han cumplido con las fechas de entrega de las zonas de los botaderos en condiciones que permitan el desarrollo de actividades productivas por parte de los campesinos.

Se continúan con la extracción de material rocoso del río Tuluá, sin que a la fecha se haya entregado la licencia minera solicitada en reiteradas veces y sin la cual no pueden extraer estos materiales.

No se ha terminado la instalación de los pozos sépticos incluidos en la inversión obligatoria. El campamento de la firma interventora presenta graves problemas para el manejo de sus aguas servidas, el pozo séptico se hundió puesto que fue construido en un humedal.

Los viveros se encuentran inactivos, situación que no corresponde con las necesidades del proyecto de reforestación obligatorio que debe cumplir la EPSA y que en la actualidad se encuentra bastante atrasado en su cumplimiento.

A poco tiempo de terminarse la etapa de construcción de las obras, aún no se ha iniciado el proyecto integral para la recuperación y conservación de la calidad del agua de la quebrada San Marcos y Nogales, como alternativa para salvaguardar las especies de peces del río Tuluá especialmente la sabaleta y que es requisito necesario para dar inicio a la etapa de generación del proyecto.

El Comité de Veeduría presentó en Diciembre pasado a la CVC, 13 temas que considera importante sean revisados dentro de la Licencia Ambiental y sobre los cuales aún no se recibe respuesta.

Situación de las vías

El puente que comunica con Buga y que fue construido por la Administración Municipal de este municipio, se encuentra en grave estado de deterioro por el paso de maquinaria pesada, la EPSA se comprometió en su arreglo pero a la fecha no se hacen efectivas estas acciones.
Las alcantarillas de la vía Monteloro se rompieron por el exceso de peso de volquetas y maquinaria pesada y no han sido reparadas a pesar de la insistencia de los campesinos. Se solicita a las administraciones Municipales sea entregado el convenio firmado con la empresa EPSA sobre este tema para la verificación de compromisos y responsabilidades.
Sigue sin reparación la carretera a la vereda La Siria por parte de la EPSA, compromiso establecido por la empresa dueña del proyecto y las comunidades.

Proyecto de conectividad vial Crucero Nogales-San Marcos-La Esmeralda
En la reunión de la mesa de trabajo para este proyecto realizada el 29 de diciembre pasado la EPSA no concretó el aporte financiero para la construcción de la nueva vía, supeditándolo a los resultados de los estudios que se consideran, no estará antes de seis meses, tiempo para el cual el proyecto de las PCH estará terminado, con lo cual se dilata aún más su responsabilidad frente a este importante compromiso con las comunidades.

Compromiso de Electrificación

No han cumplido con la entrega de los estudios técnicos para la electrificación de las comunidades aledañas al proyecto, no se entiende que se vaya a generar grandes cantidades de energía y las familias campesinas asentadas en el área del proyecto no cuenten con este servicio. Se solicita que estos estudios sean un mecanismo de compensación social que la EPSA debe ejecutar

Avance del proyecto de las PCH

Actualmente la construcción de las obras se encuentra en su etapa final, faltan pocos días para que se termine la perforación del túnel del Alto y pocas semanas para que igualmente se termine el túnel del Bajo, y no existe ninguna razón en las comunidades para tener confianza en que efectivamente la EPSA cumplirá sus compromisos.

Los representantes de la comunidad por unanimidad acuerdan:

1. Que por las razones enunciadas es necesario convocar a las organizaciones de derechos humanos, autoridades ambientales de orden nacional, a las administraciones locales y departamental, las personerías y concejos municipales, medios de comunicación, ONGs, organizaciones de base, sector educativo y sociedad en general para que acompañen a las comunidades campesinas de la cuenca media del río Tuluá para que sean atendidas sus justas demandas frente a la empresa EPSA.

2. Frente al incumplimiento de los compromisos adquiridos por la empresa EPSA y la proximidad de la conclusión de las obras del proyecto, se declara estado de Alerta en las comunidades para ejercer el derecho ciudadano a la manifestación y protesta pacífica.

3. Las comunidades exigen a la EPSA que asuma directamente la gestión del proyecto de la vía Crucero Nogales-San Marcos-La Esmeralda y que mediante documento público, presente el compromiso de construcción de la nueva vía especificando el aporte financiero no inferior a los valores establecidos en los estudios para la Licencia Ambiental y socializados con la comunidad.

4. Como medida de prevención para el cumplimiento de sus demandas las comunidades acuerdan a partir de la fecha la prohibición del acceso a la EPSA y las empresas contratistas a los predios privados donde se construirán las torres de conducción.

5. Restringir a partir de la fecha el paso de vehículos pesados de la EPSA por el puente que conecta Buga y Tuluá, para evitar su destrucción total, lo que ocasionaría el cierre de esta importante vía y la incomunicación para las comunidades de la parte alta y media de los dos municipios.
6. Se solicita al Comité de Veeduría y a la CVC como autoridad ambiental, una visita urgente a todas las zonas de depósito o botaderos en el área de los dos proyectos y se tomen las medidas correctivas pertinentes.

7. Solicitar a la CVC, aplicando el principio de precaución, el cierre de los botaderos de materiales hasta tanto se certifique el correcto manejo de cada uno de ellos.
Monteloro, Enero 23 de 2011
Siguen firmas …………………….