Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Allanada la finca agroecológica del maestro Mario Mejía Gutierrez
CENSAT Agua Viva / Miércoles 6 de abril de 2011
 

Censat Agua Viva - Amigos de la Tierra Colombia, denuncia ante la opinión nacional e internacional, que el pasado mes de marzo, la finca del maestro de la agroecología latinoamericana MARIO MEJÍA GUTIÉRREZ, ha sido allanada e invadida por aproximadamente 70 miembros del Ejercito colombiano. En el allanamiento a las instalaciones del centro educativo agroecológico, los militares arrancaron las cerraduras de todas las habitaciones, dejaron pintas en el comedor, cortaron un colchón, se acostaron en los demás con las botas embarradas, machetearon el fogón de leña, violaron la pieza de herramientas, esparcieron por el campo una colección de machetes viejos, tomaron como lugar de aseo el tanque grande de agua potable, se defecaron durante tres días en el arroyo de donde se toma el acueducto de la vereda. En la misma vereda, y en los mismos días, el ejercito tuvo enfrentamientos con un grupo guerrillero, en medio de la presencia de niños campesinos que apartaban unos terneros, además amedrentaron a los campesinos acusándolos de guerrilleros disfrazados de campesinos. Ya unos días antes, habían saqueado un estanque de peces en una finca vecina, y amenazaron al cuidador si decía algo.

Mario Mejía ha sido un referente muy importante para el movimiento agroecológico y ambiental latinoamericano, por sus aportes en la construcción de una propuesta agroecológica de respeto al patrimonio ambiental y cultural, el rescate de semillas y las formas pacíficas de relacionarnos los unos con los otros. Sus publicaciones son de gran valor para quienes han venido rescatando una agricultura campesina y respetuosa con la naturaleza. Además, destacamos su valor por el trabajo infantil, la poesía campesina, y en general su trabajo de investigación y acción sobre temas del campo.
En su finca en la vereda San Antonio – Loma Pelada de Pradera (Valle del Cauca), el maestro Mario Mejía ha venido desarrollando un importante trabajo de cuidado de los manantiales que proveen de agua potable a la vereda (unas 35 familias), reforestación, investigación y práctica de agricultura ecológica, colaboración educativa a los niños de la escuela rural, atención a grupos de campesinos mediante talleres de varios días. Por su finca han desfilado miles de personas que quieren aprender de prácticas amigables con la naturaleza. El mencionado ambientalista ha construido con recursos propios una infraestructura de alojamiento y alimentación, letrinas secas, cocinas a leña, la cual está hoy gravemente afectada por el allanamiento e invasión de los militares.

Esta situación refleja la grave situación que viven los campos colombianos, donde el campesinado permanece en situación de amedrantamiento y temor por las agresiones permanentes del Ejército Colombiano y otros actores armados. Recientemente, campesinos que venían denunciando la invasión de sus tierras por parte del grupo Daabon, en las fincas Las Pavas, en lugar de recibir protección del gobierno nacional, fueron criminalizados, mientras que en otras regiones, campesinos y campesinas siguen siendo desaparecidos, masacrados, perseguidos y criminalizados, haciendo imposible creer que pueda ser posible el retorno a las tierras, que ofrece el gobierno nacional. Pedimos a las organizaciones nacionales e internacionales divulgar por sus redes esta violación de los derechos humanos y enviar cartas al gobierno nacional para que garantice la vida y la integridad del maestro Mario Mejía Gutierrez

Demandamos de las autoridades colombianas investigar los hechos sucedidos, garantizar los derechos humanos del reconocido ambientalistas y compensar los daños de que fuera víctima el doctor Mario Mejía Gutierrez.