Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Huelga de hambre en la Universidad Industrial de Santander
En tanto, el rector -apoyado por el ex gobernador de Santander Hugo Aguilar Naranjo condenado ya por parapolítica- sigue campante en su puesto
 

La violación a los derechos humanos en los claustros universitarios ha sido una de las constantes que desafortunadamente ha fijado derroteros trascendentales en el devenir de la Universidad. Estas agresiones a la comunidad universitaria tienen sus raíces en el marco del conflicto político, social y armado que afronta nuestro país, producto de la innegable desigualdad social, exclusión e impunidad que vive la sociedad colombiana.
Hoy denunciamos de forma particular que en un acto claro de persecución política y vulneración del derecho constitucional al debido proceso, la compañera Lina Sofía Durán, estudiante de Licenciatura en Matemáticas de la UIS, defensora de Derechos Humanos, miembro de la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios – ACEU, fue expulsada de la Universidad Industrial de Santander, por el Consejo Académico el pasado martes 26 de abril. La decisión fue tomada en el marco de un proceso disciplinario imputado contra la compañera por su supuesta participación en un cierre de la universidad en el año 2009, cuando los estudiantes protestaban para exigir la salida del actual rector Jaime Alberto Camacho Pico quien está siendo investigado por presuntos nexos con el paramilitarismo, sin que hasta el momento se conozca fallo alguno. Este proceso disciplinario, como la mayoría de los imputados contra miembros de la comunidad universitaria de la UIS, estuvo lleno de vicios de procedimiento y de fondo, y solo cuenta con el respaldo de los testimonios de la celaduría privada, la cual está al servicio de las directivas y hace las veces de una policía política.

El caso de la compañera Sofía es solo uno entre muchos que se vienen dando al interior de la UIS. Las persecuciones, amenazas y señalamientos están a la orden del día para aquel miembro de la comunidad universitaria que en ejercicio de su derecho de protesta, se atreva a alzar la voz en contra de la administración o de alguna política lesiva implementada por el gobierno. En tanto, el rector -apoyado por el ex gobernador de Santander Hugo Aguilar Naranjo condenado ya por parapolítica- sigue campante en su puesto. Por tal razón, un grupo de estudiantes de la Universidad Industrial de Santander hemos iniciado una huelga de hambre, cuya finalización solo será posible con el reintegro inmediato de la compañera Sofía, el cierre de los procesos disciplinarios por ejercer el derecho a la protesta o a la libre expresión y la información por parte de la Fiscalía y la Procuraduría acerca de las investigaciones que cursan contra el para-rector Camacho Pico.

Hacemos el llamado a la comunidad universitaria, a la población santandereana, a los organismos de DD.HH nacionales e internacionales, a los entes de control, para que fijen su atención en la crítica situación de vulnerabilidad que se vive en la UIS. Hemos acudido a esta medida con el fin de impulsar un proceso de movilización que pueda generar la presión suficiente para que las directivas se vean obligadas a respetar de forma efectiva los DD.HH. No podemos permitir que el paramilitarismo siga haciendo de las suyas en la UIS. Seguiremos luchando de forma inquebrantable por una universidad crítica, creadora y transformadora, por una universidad para la democracia.