Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Cacería de brujas en la UIS
 

Minga promueve la defensa y el ejercicio de los derechos humanos concebidos integralmente, para ello trabaja en articulación sinérgica con actores sociales, no gubernamentales y estatales del orden regional, nacional e internacional. Sus énfasis temáticos son los derechos humanos, el derecho internacional humanitario, el desplazamiento interno, el refugio y la construcción
de la paz.

El pasado 29 de abril de 2011, 5 estudiantes de la Universidad Industrial de Santander (UIS) empezaron a desarrollar una huelga de hambre en contra de la intransigencia de la dirección administrativa del claustro académico y la difícil situación humanitaria vivida por estudiantes, profesores y trabajadores.

El detonante de la huelga de hambre fue la expulsión de la estudiante Lina Sofía Duran, destacada líder estudiantil, la cual fue procesada disciplinariamente por ejercer su derecho a la libre expresión, además de denunciar los supuestos vínculos existentes entre el rector de la UIS y grupos paramilitares.

José Euripes, presidente de Sintraunicol – Bucaramanga, manifestó que la persecución política en la UIS es total, y la organización sindical también la ha sufrido, especialmente después del conflicto vivido entre las directivas y el sindicato en el conflicto colectivo del 2008.

En aquella ocasión, SIntraunicol denunció la intransigencia de la administración de la universidad contra las reivindicaciones de los trabajadores y como respuesta la junta directiva del sindicato y varios trabajadores fueron objeto de señalamientos y procesos disciplinarios, aseveró José Euripes

La huelga de hambre ha recibido el apoyo de toda la comunidad universitaria, los cuales rechazan la cacería de brujas ejercida por las directivas, la criminalización de la libertad de expresión y cualquier medida encaminada a amedrentar el pensamiento político de cada estamento, especialmente cuando es radicalmente opuesto al de la dirección.

Es necesario parar los procesos disciplinarios de carácter político en la UIS, así como los resultados de la Fiscalía contra el rector del alma mater por sus supuestos vínculos con grupos paramilitares y asimismo, el gobierno nacional debe garantizar la libertad de expresión en el claustro de manera efectiva y real.