Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Referendo contra la privatización del agua y del río
Inicia navegación por el río Magdalena para impulsar el referendo por el agua
Jorge Montaño / Viernes 10 de agosto de 2007
 

En el marco del foro por la defensa del agua y la vida, se empezó a promover desde ayer en Barranquilla un referendo como salvavidas para los ecosistemas y el agua, toda vez que la incidencia del río Magdalena en la vida nacional abarca más de 700 poblaciones en 18 departamentos.

El encuentro organizado por Ecofondo en el Hotel Brisas del Río, pretende que con esta campaña haya una masiva movilización ciudadana hacia la obtención de las firmas requeridas para consagrar en la Constitución, mediante un referendo, el acceso al agua potable como un derecho fundamental.

Las firmas se empezaron a recoger en esta ciudad y la campaña se extenderá por diferentes municipios ribereños hasta concluir en Girardot. Se empezaron a gestar consignas como ‘el agua es vida, no se privatice’ y ‘agua para la vida, no para los negocios’.

Se reveló que en el país la privatización de los servicios es notoria. De las 349 empresas que tiene el sector, 141 son privadas, 24 son de economía mixta, 109 son empresas industriales y comerciales del Estado, 37 municipales, 33 oficiales y 3 empresas como organización autorizada.

Con el referendo se pretende que el agua sea un derecho inherente a la persona humana y a los demás seres vivos, y es un bien común de uso público que pertenece por lo tanto a la Nación colombiana.

El objetivo es que el estado garantice tales derechos mediante entidades de prestación de servicios públicos y sin ánimo de lucro, no privatizar las empresas como ha sucedido ya en Barranquilla, Cartagena, Santa Marta y Montería.

En el foro se llamó la atención sobre la posibilidad de privatizar el transporte en el río, mediante el cobro de peajes, sobre todo en los últimos kilómetros del tramo que comprende el canal de acceso al puerto. Se afirmó que de concretarse esta medida sería privatizar una ventaja comparativa natural que tiene Barranquilla.

El director de Ecofondo, Rafael Colmenares, contó que el referendo se ha impulsado desde esta ciudad porque es uno de los nodos fundamentales del río y se busca promover un nuevo pensamiento y ello se hace en contra de la corriente.

“Lo que queremos llevar a la Constitución Nacional es que el acceso al agua potable sea un derecho fundamental porque hay 12 millones de colombianos que no la tienen. Es un número importante y que justifica el referendo”, añadió.

Se calificó como grave la intervención de los páramos que sirven como fuente de agua en el país. Cerca del 15% están intervenidos y en el momento en que se destruya habrá un serio problema de acceso al agua.

Se señaló que el manejo del agua hay que recobrarlo para la esfera de lo público.

Se dijo que en Colombia no se puede acabar con los acueductos oficiales porque el estado es corrupto, hay que transformarlo y recuperarlo, pero no entregar su manejo al sector privado que busca otras connotaciones.

El director de El Heraldo, Gustavo Bell Lemus, en su disertación dijo que el río Magdalena ha significado mucho para la integración regional y fue así como Barranquilla se convirtió en el principal puerto del comercio internacional.

“Fue en doble sentido. No sólo eran las mercancías que llegaban a Barranquilla y se distribuían a la Costa Caribe. Sino también las exportaciones como recursos naturales, cueros, maíz, caña de azúcar. La ciudad se convirtió en un centro exportador al contar con una importante arteria fluvial”, agregó.

El ex vicepresidente manifestó que gracias a las conexiones acuáticas y con el río es como logró surgir Barranquilla y la Costa Caribe, teniendo como punto de partida y vértice a la capital del Atlántico por su ubicación.

En su conferencia, Bell Lemus sostuvo que la ciudad entera giraba en torno de mantener el canal navegable abierto para que esta capital se pudiera seguir consolidando como el principal puerto de comercio exterior de Colombia.

El representante de Sintraemades, Humberto Polo, señaló que detrás de las transnacionales que vienen a privatizar las empresas, existe una mutación de compañías que impide saber a quiénes se va a enfrentar.

Polo sostuvo que la cobertura que manejan las empresas de servicios es en barrios legalizados, mientras tanto es nula la inversión social en los sectores marginados y que no son zonas legales. “Esto hace que cada día la ciudad sea más pobre porque el esquema tarifario está formulado para generar un alto nivel de rentabilidad y no para fomentar una mayor producción”, subrayó.

A su vez, Tatiana Roa de Censat - Amigos de la Tierra Colombia señaló que los organismos de la banca multilateral son los que han incentivado la privatización de los servicios públicos como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, sobre todo en el Caribe colombiano.

El arquitecto y ambientalista Carlos Bell Lemus señaló que el río está privatizado porque los barranquilleros no se pueden apropiar de esta importante arteria fluvial. Ya no se puede salir a caminar por un malecón y recorrer la orilla, tampoco se puede nadar de manera tranquila.

El bocachico y otras 43 especies están en peligro

La bióloga de la Universidad Nacional Ángela Gutiérrez llamó la atención sobre el grave problema pesquero en el Río y confirmó que la producción se ha reducido de manera drástica. Es una demostración de baja productividad.

Antes se pescaban 70 mil toneladas anuales y empezó a disminuir a 40 mil en los 80, en los 90 no llegaba a las 20mil y ahora no supera las 8 mil toneladas. Eso es un reflejo de las condiciones actuales de esta arteria.

Las especies que hacen parte de mercado de consumo no son las mismas de hace 50 años. En el momento se están consumiendo las especies que hace 50 años no eran apetecidas por la comunidad.

“Es dramática la actividad pesquera en la cuenca. A pesar de no ser la más grande tiene mejor productividad que otras, sin embargo se ha ido reduciendo por falta de control institucional y garantías”, alertó.

De las 44 especies reportadas en peligro para Colombia, 19 están en la cuenca del Magdalena, y 14 de esas solamente se encuentran en el país, no están en ningún otro lugar del mundo. La repoblación está limitada.

Las especies con mayor peligro de desaparecer son el bocachico y el bagre. “Están en peligro crítico de extinción”, afirmó la bióloga. En el caso del bagre, éste no tiene una tasa reproductiva muy alta. Es una especie que se reproduce, por primera vez, a los siete años y cuando pone los huevos no coloca muchos.

Y en el caso del bocachico, a pesar de tener una capacidad de reproducción muy alta, la sobrepesca lo afecta mucho. Aporta el 70% de las capturas anuales. Esta actividad está limitada por la subienda.

Un factor que está limitando la productividad pesquera es la disecación de las ciénagas, sobre todo con el bocachico porque no le permite reproducirse completamente. La contaminación afecta a todos los grupos animales. Buena parte de ella se deposita en las ciénagas, donde se alimentan los bocachicos.