Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño
:: Antioquia, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Los derechos humanos del campesinado: una lucha global y local
Cahucopana / Sábado 2 de julio de 2011
 

De los más de 6.000 millones de habitantes que existen a nivel mundial, las agriculturas campesinas concentran a casi la mitad de la humanidad, 3.000 millones[1]. Lo anterior no implica que las decisiones políticas y las definiciones sobre el modelo económico y el desarrollo les tomen en cuenta, todo lo contrario, los escenarios de dirección y definición política, y quienes ostentan el poder lo hacen sin considerar la situación de los campesinos y campesinas, sus derechos humanos, su bienestar y mejoras en sus condiciones de vida.

Se puede señalar que las campesinas y campesinos, han padecido de discriminación y explotación, a lo largo de la historia, especialmente en el siglo XX y lo que va del siglo XXI, particularmente se han presentado violaciones a sus derechos humanos en las últimas décadas, en “nombre de la liberalización del comercio y de la prioridad otorgada a la agricultura industrial destinada a la exportación, en beneficio de las empresas multinacionales”[2]. Christophe Golay, al hacer un panorama sobre las amenazas y violaciones en sus derechos que padecen los campesinos, indica que:

Las violaciones de los derechos de los campesinos incluyen las discriminaciones sufridas por las familias campesinas en el ejercicio de sus derechos a la alimentación, al agua, a la salud, a la educación, al trabajo y a la seguridad social y la ausencia de reforma agraria y de política de desarrollo rural que permitirían solucionarlas. También incluyen los desalojos y los desplazamientos forzosos de los que son víctimas las familias campesinas y que las semillas sean confiscadas por las patentes de las empresas multinacionales. Cuando los campesinos y las campesinas se movilizan contra estas violaciones, son a menudo criminalizados, arrestados arbitrariamente o matados por las fuerzas policiales públicas o privadas[3].

En un ejercicio que implica varios años de estudio y discusión el movimiento internacional Vía Campesina, ha logrado identificar las violaciones a los derechos humanos de campesinas y campesinos, y a partir de allí formular una Declaración de derechos, como paso esencial hacia el reconocimiento, la promoción y protección de sus derechos y libertades incluyendo la elaboración y adopción de una Convención Internacional sobre los Derechos de las Campesinas y Campesinos[4].

En el plano nacional, las comunidades campesinas del Nordeste Antioqueño, se organizaron en el año 2004 en la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño, Cahucopana, con el objetivo de luchar por resolver la crisis humanitaria y de derechos humanos presente en la región. Es así como desde el nacimiento, la organización campesina, está inmersa en el tema de la defensa de los derechos humanos, accionar que se concibe desde una perspectiva de integralidad, tanto sobre los derechos, como sobre los campos para su defensa y exigibilidad.

El discurso de los derechos humanos manejado por Cahucopana entiende que éstos son una construcción histórica, alimentada por las aspiraciones y demandas de los pueblos; cuya finalidad es la dignificación de la vida -base para una sociedad diferente-; que responde a contextos sociales, políticos, económicos y culturales distintos. Que los derechos humanos tienen como características la universalidad, la generalidad, individualidad e inherencia, la indivisibilidad, la imprescriptibilidad, y la inalienabilidad; poseen un carácter ético y jurídico y un marco legal y normativo que los legitima y hace exigibles jurídicamente, más allá de su naturaleza: civiles y políticos; económicos, sociales y culturales; y ambientales.

Las diferentes actividades que en el transcurso de cerca de ocho años, ha adelantado Cahucopana, en el marco de la exigibilidad político-jurídica de los derechos humanos del campesinado, son una apuesta local por el reconocimiento, promoción y protección de los derechos y libertades de éstos, y que perfectamente se presentan como el correlato local de una lucha global de los campesinos contra el capital.


[1] AMIN, Samir. “Tres mil millones de campesinos amenazados”. En: AMIN, Samir (Coord.). Las luchas campesinas y obreras frente a los desafíos del Siglo XXI. Madrid: El Viejo Topo, 2005. p. 11.

[2] GOLAY, Christophe. Los Derechos de los Campesinos. Ginebra: CETIM, 2009. p. 1.

[3] GOLAY, C. Op. Cit. p. 3.

[4] Véase la Declaración completa en: http://viacampesina.net/downloads/PDF/SP-3.pdf