Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Inaudita la negligencia del gobierno en atención a los damnificados del invierno
 

A diez y catorce meses de haberse producido la tragedia invernal, siguen rotos algunos de los diques y continúan inundados Manatí, Campo de la Cruz y Santa Lucía, en el sur del Atlántico, extensas zonas en la Depresión Momposina y el Bajo Cauca, y por lo menos 480 mil hectáreas en La Mojana, denunció el senador Robledo en el debate a la ministra de Ambiente y al director de Invias. Desaparecieron las fuentes de empleo, la gente está hacinada en cambuches y hay problemas con los arriendos y la alimentación, al punto que comienzan a presentarse enérgicas protestas. “El balance del primer año de gobierno no puede ser más negativo frente a uno de los problemas más graves que padece el país –añadió–, lo que me confirma en mi diagnóstico sobre el presidente Santos: cinco en actuación y uno en realizaciones”.

“¿Cómo es posible que el gobierno adolezca de una negligencia tan manifiesta y que revele tal desdén por las condiciones de vida de la gente?”, preguntó el senador del Polo al denunciar que hace apenas tres días empezaron a llegar motobombas a las regiones donde el agua se mantiene represada. Y no es el primer caso de desidia. Robledo precisó que un dique direccional construido hace cinco años por contratistas privados, a un costo de 300 mil millones de pesos, presentó casi de inmediato fallas técnicas y quedó destruido con las primeras lluvias.

En La Mojana se perdieron 30 mil hectáreas de arroz, como lo denunció Jaime Camacho, presidente seccional de Fedearroz, y en el Atlántico y otros departamentos, los ganaderos debieron trasladar las reses a pasturas arrendadas a 30 mil pesos mensuales por res, según dio a conocer Eduardo Majul, dirigente del gremio.

Robledo fue claro en señalar que no comparte la lógica de entregar a la empresa privada las labores de ayuda. En el Fondo Nacional de Calamidades, subcuenta Colombia Humanitaria, se han estado presentando sobrecostos en la compra de kits para aseo y alimentación, como lo advierte la Contraloría. El congresista concluyó citando a la alcaldesa de Sucre, doña Elvira Julia Mercado: “Colombia Humanitaria es lo peor que ha existido y la tal urna de cristal, un engaño”.