Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Al paramilitarismo también le incomoda la expresión artística
La libertad de expresión incomoda al autoritarismo, a la barbarie, al violento. Expresar lo que gusta y no gusta es lo que nos hace creer en la posibilidad de una democracia.
Andrés Monroy Gómez / Sábado 27 de agosto de 2011
 

A los intolerantes no les basta con amenazar, perseguir, estigmatizar e intimidar a periodistas. Ahora los artistas también son su objetivo. Paramilitares bajo la denominación “Águilas Negras” apuntan su criminal dedo contra los grupos de teatro del sur de Bogotá. En un panfleto dicen: “hoy damos inicio de la limpieza a todas las sucias organizaciones que se interponen en nuestro paso. Formalizar un comunicado en el sur-centro y sur-occidente a las organizaciones que se quieren dar de defensoras de los derechos humanos por medio de expresiones artísticas y que se oponen a las políticas de nuestro gobierno”.

La respuesta de los artistas en un comunicado, como todo lo que proviene del arte, es inspiradora. Su pregunta nos lleva a la sin razón de la ausencia de respuestas: “Ahora que lo miramos de nuevo al grosero panfleto, por más que saca el piquito y le preguntamos, este no responde a las preguntas que le hacemos quienes seguimos sin entender la imposibilidad-posible de ser acusados de algo tan inexcusable e inconcebible como: los amenazamos de destierro y/o muerte por: “Dárselas de defensores de los Derechos Humanos a través de actividades artísticas”.

La posición de los artistas amenazados va más allá de las amenazas mismas: “En estas condiciones de amenaza y opresión, ser feliz no es una alternativa, es una decisión”.

J.M. Coetzee en su libro “Contra la censura” dijo: “La censura no es una ocupación que atraiga a mentes inteligentes y sutiles”. Estas nuevas amenazas confirman, ratifican y escriben en piedra la verdad de esta afirmación. La brutalidad paramilitar va de la mano con tantas carencias de formación ideológica.

La libertad de expresión artística es tan importante que cuenta con reconocimiento propio en diferentes herramientas jurídicas de protección de los derechos humanos. . Así, en la Observación General No. 10, sobre el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, señala que la protección del derecho de expresión, comprende no sólo la libertad de "difundir informaciones e ideas de toda índole" sino también la libertad de "buscarlas" y "recibirlas", "sin consideración de frontera", y por cualquier medio, "ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística o por cualquier otro procedimiento de su elección".

De acuerdo al Principio No. 5 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “La censura previa, interferencia o presión directa o indirecta sobre cualquier expresión, opinión o información difundida a través de cualquier medio de comunicación oral, escrito, artístico, visual o electrónico, debe estar prohibida por la ley. Las restricciones en la circulación libre de ideas y opiniones, como así también la imposición arbitraria de información y la creación de obstáculos al libre flujo informativo, violan el derecho a la libertad de expresión”.

En Colombia, la Corte Constitucional, sobre la libertad de expresión artística, la Corte Constitucional ha señalado: “Existe un derecho fundamental de aplicación inmediata y susceptible de protección a través de la tutela a la libertad de expresión artística que comporta dos aspectos claramente diferenciables: por un lado el derecho a crear o proyectar artísticamente el pensamiento el cual no admite restricción alguna, aparte de las limitaciones naturales que la técnica escogida le imponga al artista, y las fronteras de su propia capacidad para convertir en realidad material lo que previamente existe sólo en su imaginación. Esta libertad se predica respecto del contenido, significado o mensaje de la obra, así como del medio para su manifestación plástica, es decir, de la técnica. El segundo aspecto consiste en la posibilidad de dar a conocer las obras creadas, lo que implica que el autor de una obra tiene el derecho a que su obra sea conocida, difundida y reproducida en condiciones que garanticen el respeto de los derechos de su creación intelectual. (Sentencias SU-056/95, T-104/96, T-235A/02)[1]

[1] Tomado de: “Libertad de expresión y derechos fundamentales. Análisis de la jurisprudencia constitucional en Colombia 1992-2006) AAVV. Fundación Konrad Adenauer.”