Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Reconozcamos a los pequeños líderes
Nilson Castrillón / Sábado 15 de septiembre de 2007
 

Históricamente, desde el inicio de la lucha de clases, y con ella, de los procesos políticos y organizativos del pueblo, hemos hablado y dado reconocimiento a los grandes líderes e intelectuales de los procesos de emancipación social. Claro es que nuestros mártires han sido los que pusieron la cara y arriesgaron el pellejo públicamente ante la sociedad por un ideal en favor de todo un pueblo, ideal que les costó la vida o el destierro a la gran mayoría. Es importante reconocer el trabajo de ellos porque fueron los que nos dejaron elementos importantes para construir las bases sólidas de este proceso. Por eso, debemos estudiar estos elementos o de lo contrario no tendremos claro por qué estamos luchando.

En la actualidad seguimos reconociendo a los líderes que están a la cabeza de la lucha por la dignidad del pueblo, olvidándonos por completo de los pequeños lideres, aquellas personas que están ocultas trabajando en la organización de sus comunidades sin ser visibilizados públicamente por X o Y motivo. El trabajo que realizan estos pequeños lideres es igual o quizás de mayor importancia que el de los grandes líderes, pues son los encargados de hacer el trabajo que por la ocupación del que está coordinando todo el proceso de lucha social no puede realizar, se encargan de divulgar las bases políticas, organizativas y además velan porque las masas se mantengan en una organización sólida. Son las grandes piedras que se encuentran en la base de la pirámide organizativa.

Analizando la historia de los procesos organizativos del pueblo, la gran cantidad de mártires que se han puesto en esta lucha han sido pequeños e invisibles líderes, pues ellos no se escapan de la cruel realidad que se vive, y a pesar de esto se mantienen firmes, luchando y resistiendo al opresor. Por este motivo, invito a todas las organizaciones sociales que adelantan procesos con comunidades, que nos sentemos a reflexionar y valoricemos el trabajo realizado por estas personas, ahora que aún los tenemos luchando a nuestro lado, haciendo un pequeño homenaje dirigido hacia ellos, pues siempre nos acordamos de ellos cuando se han convertido en mártires. Recordemos que hay que valorar lo que se tiene, pues no sabemos hasta cuándo lo tendremos.