Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Liberada la niña Nohora: se evidencian como montaje mediático las falsas acusaciones de generales y medios masivos
Camilo Raigozo / Martes 18 de octubre de 2011
 

En la tarde de este 17 de octubre, en una zona rural del departamento de Arauca, fue entregada al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) la niña Nohora Valentina Muñoz, de 10 años, quien llevaba 18 días secuestrada por desconocidos.

“Nos alegra mucho que Nhora Valentina se haya reunido con su familia tras esta dolorosa separación”, dijo Adolfo Beteta, delegado del CICR en la zona, organización que difundió el hecho mediante un comunicado conocido por Notimundo.

Según la Cruz Roja su participación en la entrega de la niña había sido solicitada por la familia de la menor y por los criminales armados que la tenían en su poder.

Del mismo modo el Cicr agradeció a todas las partes la confianza depositada en esa institución y las facilidades ofrecidas por el Gobierno de colombiano.

En un principio, como es habitual en estos casos, sin que mediara ninguna investigación seria, mandos militares en complicidad con los más influyentes medios de comunicación difundieron la versión de que los responsables del abominable hecho eran las FARC y el ELN.

Sin embargo los dos principales grupos insurgentes desmintieron en sendos comunicados ante la opinión pública ser los autores del secuestro.

Igualmente ambas organizaciones alzadas en armas condenaron el plagio de la niña sin vacilaciones.

Tanto el ELN como las FARC acusaron al Ejército y a los medios de utilizar el secuestro de la niña Nohora Valentina Muñoz para desatar una guerra sucia mediática que degrada aun más el conflicto social y armado que padece Colombia.

El Ejército de Liberación Nacional, ELN, señaló además al Ejército Nacional de “suplantar con perfidia los símbolos del ELN” al hacer aparecer en un video a “un supuesto guerrillero leyendo un falso comunicado, donde se señala a los compañeros de las FARC, como los responsables”

“Este hecho junto a los ‘falsos positivos’, es una muestra más del estilo mafioso y la degradación ética y moral, en que se encuentran las Fuerzas Armadas colombianas”, dice en su comunicado el ELN.