Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Mediadoras internacionales instan a solución negociada con las FARC
TeleSUR / Miércoles 7 de diciembre de 2011
 

La Organización de Mujeres Gestoras del Mundo por la Paz respondieron este martes a un comunicado de las Fuerzas Armada Revolucionarias de Colombia (FARC) en el que miembros del grupo insurgente se refirieron a la posibilidad de liberar unilateralmente a un grupo de cautivos como un gesto humanitario luego de la operación de rescate militar fallida que dejó cuatro cautivos muertos.
Tras mantenerse reunidas por horas, las defensoras de Derechos Humanos (DDHH) publicaron un comunicado en el que dicen que anhelan “una solución política y negociada al conflicto colombiano”.

En aras de buscar un acuerdo humanitario, las gestoras de la paz solicitaron esta posibilidad al Gobierno Nacional, pidiendo garantías para lograr la liberación de los miembros de la fuerza pública sin rescates militares.

Entre las mujeres que firmaron el documento se encuentran la ex senadora Piedad Córdoba de Colombianos y Colombianos por la Paz; la premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú; la presidenta del Senado de Uruguay, Lucía Topolaski; la firmante del Acuerdo de la Paz del grupo guerrillero, Farabundo Martí, Nidia Díaz.

De igual forma, en el grupo se cuentan la escritora Elena Poniatoska; la nieta de Emiliano Zapata, Margarita Zapata; Xiomara Castro de Zelaya; Marcela Bordenave de la Unión de Mujeres de la Argentina; Luz Patricia Mejía, expresidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Frente a la postura de las activistas de DDHH, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, mantuvo su posición y aseveró que el Gobierno logrará la paz en Colombia “por las malas o por las buenas”.

"Vamos a demostrarle a ese grupo narcoterrorista que a través de la violencia nunca van a conseguir nada. Que se den cuenta que por esa vía no consiguen absolutamente nada", afirmó el Mandatario.

Este martes, las FARC a través de un comunicado dirigido al grupo de mediadoras internacionales, rechazó el intento de rescate militar de sus retenidos, en el que murieron cuatro de los seis cautivos que pretendían liberar unilateralmente como gesto humanitario.

En el documento, el grupo rebelde dice que “querían liberarlos vivos, pero el gobierno de Juan Manuel Santos prefirió devolverlos muertos". Por otra parte, ratificaron la voluntad de seguir explorando formas diplomáticas para la liberación de sus rehenes.