Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Coordinación Agraria del Tolima:
Exigimos la renuncia del usurpador del poder, Álvaro Uribe Vélez
"Hemos decidido hacer frente a toda la arremetida estatal en contra de los intereses del campesino e indígena colombiano".
Coordinación Agraria del Tolima / Miércoles 10 de octubre de 2007
 

Desde hace varios años, las organizaciones campesinas, indígenas, afrocolombianas, sindicales, barriales y estudiantiles, hemos exigido al estado colombiano la abolición de las políticas antipopulares y la solución a la problemática que aqueja al pueblo colombiano. Para ello, se ha hecho uso de diversos mecanismos de participación popular: cabildos abiertos, foros, paros cívicos, marchas y movilizaciones a lo largo y ancho del territorio nacional, sin embargo, el estado no ha cambiado en lo más mínimo su política de favorecimiento a los intereses de las oligarquías criollas y el capital transnacional.

En las ultimas décadas, las marchas cocaleras del sur de Colombia (Caquetá, Guaviare y Putumayo), las movilizaciones campesinas del Magdalena Medio, Catatumbo en Norte de Santander, Arauca, Tolima, Huila, Montes de María en Sucre, Ariari en el Meta, Cundinamarca, nordeste antioqueño y suroccidente colombiano, expresan el descontento general de los sectores populares al modelo económico capitalista-neoliberal en general y a la forma particularmente violenta y sanguinaria como se ha impuesto en nuestro país.

De esta manera la zona centro del país y como parte de ella el departamento del Tolima hemos decidido hacer frente a toda la arremetida estatal en contra de los intereses del campesino e indígena colombiano, desarrollando la actual movilización que desde su proceso de organización ha sido agredida por parte de las Fuerzas Militares que hacen presencia en el territorio, negando el libre ejercicio de nuestros derechos fundamentales, especialmente el derecho a la movilización, reunión y opinión, esto ha generado un paro armado en el Tolima en el cual los principales actores han sido las Fuerzas Militares, que han pretendido endilgar a la insurgencia y criminalizar irresponsablemente a nuestra comunidades, mostrado el carácter natural de este régimen: terror y sangre para el pueblo, y arrodillamiento para sus amos del Norte, toda la benevolencia y soporte.

Así, Uribe Vélez no es el primero ni el único traidor de la patria colombiana y de su pueblo, pero si es el ser mas nocivo que hasta el día de hoy mancha con su gabinete narcoparamilitar la historia de nuestra nación, la misma que los indígenas, campesinos, trabajadores y estudiantes tolimenses están dispuestos a defender, denunciando al gobierno de Uribe Vélez por considerarlo ilegal e ilegitimo: ilegal, debido a que fue elegido mediante descarados fraudes electorales logrados a través de la presión de los fusiles paramilitares, porque la reforma constitucional que permitió su reelección fue aprobada por los mas oscuros personajes, quienes llegaron al congreso de la misma manera que su jefe; e ilegitimo, porque representa la expresión mas degradada de la politiquería y la corrupción de las clases que han gobernado este país, que han teñido de sangre sus manos y sus conciencias , mientras acumulan tierras y riquezas arrebatadas a las grandes mayorías empobrecidas de la población.

A esto los campesinos e indígenas del Tolima y de todo el país hemos dicho “¡Basta!”.

Hoy, siguiendo el ejemplo de nuestros ancestros, de nuestros padres y abuelos, que con sus manos labraron esta tierra que nos pertenece y pretenden usurpar, levantamos la frente y en acto de dignidad exigimos la renuncia del usurpador del poder, Álvaro Uribe Vélez, por ilegal, ilegitimo e incapaz de resolver los mas importantes problemas que aquejan a la nación.

A su vez, exigimos:

Una reforma agraria nacional integral y democrática. La derogatoria de la Ley Forestal, la Ley de Aguas y el Estatuto de Desarrollo Rural, que solo favorecen la entrada de multinacionales que buscan apropiarse de nuestros recursos naturales y de nuestra cultura.

La solución política al conflicto social y armado que vive Colombia, y el intercambio humanitario.

El respeto total de todos los derechos humanos contemplados en la constitución y el respeto a los tratados de derechos humanos y derecho internacional humanitario.

Derogación de los tratados, acuerdos comerciales, programas y medidas aprobadas por el gobierno de turno, especialmente el TLC.

Detener la erradicación forzada manual o por fumigación de los cultivos de uso ilícito.

Parar la farsa de desmovilización de los paramilitares y el castigo a sus financiadores y benefactores.

Frenar los megaproyectos que se adelantan en el departamento, como el proyecto de construcción de la hidroeléctrica del río Amoyá y el distrito de riego del Tolima que excluye a la gran mayoría del campesinado colombiano, sin nombrar la relegación total de las comunidades indígenas.

El cumplimiento de acuerdos hechos por el gobierno nacional y departamental para solucionar problemáticas urgentes de la zona rural del departamento del Tolima.

Detener las retenciones arbitrarias y el señalamiento de campesinos e indígenas del Tolima por parte del Ejército Nacional, y la imposición de constantes bloqueos alimentarios.

Multiplicación y difusión de las mesas de transparencia que garanticen el respeto, la viabilidad y solución de los problemas comunitarios, lograda por los campesinos con la movilización de Chaparral en agosto de 2007

Mejoramiento de la infraestructura en las zonas rurales del departamento del Tolima en lo referente a saneamiento básico, vías de comunicación, salud, educación y vivienda.

El rescate y fortalecimiento de la seguridad alimentaria en las zonas rurales, especialmente en las comunidades indígenas.

La libertad inmediata del compañero Ernesto Soto, destacado dirigente campesino del municipio de Planadas, detenido por su participación en el proceso de organización de la movilización, y víctima de injuriosas acusaciones por parte del ejército.

Por la soberanía, la paz y la dignidad

Coordinación Agraria del Tolima

¡En pie de lucha!

Octubre de 2007