Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

“Upegui es uno de los dirigentes populares más importantes del PCC en toda su historia”: Carlos Lozano
Partido Comunista Colombiano / Sábado 7 de abril de 2012
 

Apartes de la intervención de Carlos A. Lozano Guillén en las exequias de Mario Upegui Hurtado, militante del Partido Comunista Colombiano, presidente de la Unión Patriótica, ex concejal de Bogotá por el Partido Comunista y la Unión Patriótica, durante 21 años, ex alcalde de Sumapaz, fundador y presidente por muchos años de la Central Nacional Provivienda, el viernes 6 de abril, en el parque principal del Concejo de Bogotá.

El veterano dirigente, recibió antes los honores en el barrio Policarpa Salavarrieta de Bogotá, el que ayudó a fundar, a defender de los intentos de desalojo de la Fuerza Pública y a construir con obras a iniciativa suya desde el Concejo de Bogotá.

En las exequias, también intervinieron Jaime Caycedo Turriago, Secretario General del Partido Comunista Colombiano y Omer Calderón a nombre de la Unión Patriótica. El grupo musical de los Hermanos Escamilla y otros artistas, cantaron varias de las canciones que siempre escuchaba con entusiasmo Mario Upegui.

Centenares de personas acompañaron el funeral hasta el cementerio de Los Olivos al sur occidente de la capital, donde su cuerpo fue cremado como él mismo lo había solicitado antes de fallecer.

Palabras de Lozano:

"Familiares de Mario Upegui Hurtado; compañeros y compañeras; camaradas; amigos y amigas

Reciban los familiares de nuestro inolvidable camarada Mario Upegui Hurtado, los sentimientos de pesar y solidaridad ante su fallecimiento que nos llena de dolor a todos los que lo conocimos y fuimos sus compañeros en la lucha revolucionaria.

Mario Upegui fue uno de los más importantes dirigentes populares del Partido Comunista Colombiano en toda su historia. Fue un reconocido organizador y promotor de las luchas populares en Colombia, en particular de los destechados en lucha por conquistar vivienda a través de la ocupación de las tierras ociosas de particulares y del Estado. Así, contribuyó a fundar la Central Nacional Provivienda que organizó barrios populares a lo largo y ancho del país, bajo la conducción de Upegui.

Es paradójico, que hace 44 años, un viernes santo como hoy, Mario y numerosos compañeros y compañeros, estaban atrincherados en el barrio Policarpa Salavarrieta, en el centro de Bogotá, para resistir el embate de la Fuerza Pública, que quería desalojarlos a la fuerza de los predios que acaban de ocupar. Los atacaron a sangre y fuego, hubo muertos y heridos, pero la firmeza y la tenacidad de Mario y los ocupantes lograron vencer. Es hoy el Policarpa un barrio emblemático de la lucha por la vivienda en Colombia. Desde el Concejo Distral, Upegui adelantó debates e iniciativas para obtener mejores condiciones y calidad de vida para sus pobladores. El resultado fue la construcción del colegio Jaime Pardo Leal, la pavimentación de las calles y otras obras de infraestructura. Igual ocurrió con otros barrios de Bogotá del mismo origen, en donde promovió la construcción de centros de enseñanza, de salud y de atención a los más necesitados.

Mario se desempeño en varias responsabilidades. Presidente de Cenaprov, concejal, dirigente de la Unión Patriótica, alcalde de la localidad de Sumapaz y otras responsabilidades importantes, pero la más apreciada por él fue su condición de militante comunista. Así nos lo dijo, hace un año, en entrevista para VOZ, porque advirtió que lo más importante era su vida comunista. Fue dirigente del partido por tres décadas, hasta que decidió retirarse por razones de su deteriorada salud y para facilitar el relevo generacional. Aunque, no olvidó nunca, como nos los recordó en VOZ, aquel día en que Arlés Herrera, “Calarcá”, colaborador del semanario, le dio la primera escuela política partidaria. Desde entonces tomó la decisión de permanecer en las filas comunistas hasta el último día de su vida.

Mario deja una larga estela de realización en su vida ejemplar. Hombre extraordinario de la entraña popular, se formó a pulso, con la ayuda del Partido Comunista, hasta convertirse en un líder popular, orador fogoso y organizador de causas justas. Nunca olvidó su origen, no obstante ser una personalidad en la vida del país. Nos deja una lección de modestia y humildad, de cómo un dirigente siempre debe estar acompañando a su pueblo.

Los últimos años los dedicó, a pesar de sus dificultades de salud, a la lucha por la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas del genocidio contra la Unión Patriótica y el Partido Comunista Colombiano. Junto al Partido, a la Corporación Reiniciar y su directora Jahel Quiroga, y a las víctimas, dedicó esfuerzos para que el Estado reconociera su responsabilidad y asumiera el resarcimiento de los derechos conculcados. También se vinculó con decisión al Polo Democrático Alternativo.

Mario Upegui deja un enorme vacío, casi imposible de llenar. Queda su ejemplo para las nuevas generaciones de la necesidad de luchar con persistencia en los objetivos de la paz con democracia y justicia social hasta el logro de las transformaciones estructurales para construir una nueva Colombia en donde el pueblo pueda vivir mejor.

Nuestro saludo y abrazo solidario a los familiares del camarada Mario Upegui Hurtado. Seguiremos adelante con su ejemplo y el de tantos camaradas que han desparecido en esta lucha por una mejor Colombia".