Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Nuevas amenazas contra defensor de los derechos humanos Abelardo Sánchez Serrano
Abelardo Sánchez es miembro de la junta directiva de Credhos
Front Line Defenders / Miércoles 2 de mayo de 2012
 

El 30 de abril del 2012 dos personas no identificadas fueron vistos sacando fotografías de la casa del Sr. Vladimir Amaya Garcés, escolta asignado al defensor de derechos humanos Abelardo Sánchez Serrano. Abelardo Sánchez Serrano es integrante de la Junta Directiva de la Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos (CREDHOS). CREDHOS provee formación y educación en derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario, y recoge denuncias en materia de violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad cometidos por paramilitares y miembros de la fuerza pública, especialmente en casos de ejecuciones extrajudiciales en la región. Abelardo Sánchez Serrano participó en la Sexta Plataforma de Dublín organizada por Front Line Defenders en septiembre de 2011.

El 30 de abril del 2012, a las 08:30 horas, la hija de Vladimir Amaya Garcés llamó por teléfono a su tía para informarla que dos personas no identificadas estaban sacando fotografías de la fachada y parte interna de su vivienda a través de una contraventana que se habían abierto. La casa, en Barrancabermeja en el departamento de Santander, había sido cerrado en el momento. Unos vecinos de la familia informaron que era la tercera vez que habían observados a estos individuos por el barrio, y que aunque dijeron que buscaban una vivienda para comprar también habían estado preguntando con quien trabajaba Vladimir Amaya Garcés como escolta. Además, vecinos de Abelardo Sánchez Serrano, informaron que el 29 de abril del 2012 un taxi el cual llevaba tres personas en su interior había estado en las cercanías de la vivienda del defensor de derechos humanos, preguntando por “la casa donde vive Sánchez el que trabaja en los Derechos Humanos”. Cuando se percataron que había una patrulla de la policía en el barrio debido a la elección de juntas de acción comunal, se marcharon. Front Line Defenders expresa su preocupación por la seguridad de Vladimir Amaya Garcés y su familia dadas estas incidencias de seguridad y su conexión con Abelardo Sánchez Serrano.

Front Line Defenders publicó un llamamiento en enero de 2012 después de una amenaza por individuos armados en contra de Abelardo Sánchez Serrano en el cual los atacantes le advirtieron de que tenía setenta y dos horas para abandonar la ciudad. Desde septiembre de 2010, el vocero de CREDHOS, David Rabelo Crespo se encuentra encarcelado y está enfrentando un proceso judicial por los delitos de concierto para delinquir y homicidio agravado tras ser acusado por un paramilitar desmovilizado. Durante su detención ha sufrido amenazas directas y hostigamiento en varias ocasiones. Front Line Defenders ha seguido el caso de David Rabelo Crespo desde su detención en septiembre de 2010.

Front Line Defenders considera que esta reciente amenaza de muerte contra Abelardo Sánchez Serrano, forma parte de una campaña continuada de amenazas, intimidación y hostigamiento contra CREDHOS y contra otras organizaciones de derechos humanos trabajando en la región. Entre 1991 y 1992 fueron asesinados seis integrantes activos de CREDHOS mientras que otros tuvieron que exiliarse. En los últimos años varios integrantes de CREDHOS y de otras organizaciones de la región han recibido amenazas de muerte firmadas por presuntos grupos paramilitares: nueve amenazas de muerte fueron registradas en 2008 y doce entre 2009 y 2011.

Front Line Defenders mantiene que esta amenaza contra Abelardo Sánchez Serrano está directamente relacionada con sus actividades en defensa de los derechos humanos, concretamente en el marco de su trabajo con CREDHOS y el trabajo que hacen denunciando violaciones de los derechos humanos cometidas por agentes estatales y no estatales. Front Line Defenders expresa su profunda preocupación por la integridad física y psicológica de Abelardo Sánchez Serrano, su escolta Vladimir Amaya Garcés, y otros miembros de CREDHOS, especialmente teniendo en cuenta que las medidas cautelares solicitadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para los miembros de CREDHOS están suspendidas ya que el gobierno Colombiano argumenta que ya no existe el riesgo con la supuesta desmovilización de los grupos paramilitares en el país.