Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Una sobrina y una cuñada de Álvaro Uribe apresadas con fines de extradición a EE.UU. por ser “aliadas estratégicas” del cartel de Sinaloa
Este reportaje tuvo contribuciones de los periodistas Daniel Coronell e Ignacio Gómez.
Gonzalo Guillén / Jueves 14 de junio de 2012
 

Se dedica al periodismo desde 1975 cuando inició su carrera en El Tiempo, de Bogotá. Fue fundador de la agencia de noticias Colprensa, investigador del noticiero de televisión TV-HOY, editor general del diario La Prensa, de Bogotá, editor general del diario El Universo, de Guayaquil (Ecuador), editor general de El País, de Cali y periodista de The Miami Herald y El Nuevo Herald, de Miami. Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, Premio Círculo de Periodistas de Bogotá, Premio Internacional de Periodismo Rey de España y Premio de la Asociación de Editores de Periódicos del Estado de la Florida, Estados Unidos.

Una cuñada y una sobrina del ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez fueron apresadas en Colombia con fines de extradición a Estados Unidos, acusadas de tráfico de cocaína y lavado de activos en sociedad con Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo Guzmán”, jefe del cartel mexicano de Sinaloa.

“El Chapo Guzmán” es el criminal más buscado por Estados Unidos alrededor del mundo y se ofrece una bolsa de US$ 5 millones para quien revele su paradero.

La cuñada de Uribe Vélez, Dolly Cifuentes Villa, apodada “La Meno”, de 48 años de edad, es la madre de la también presa e imputada en la misma causa Ana María Uribe Cifuentes, de 31 años. El padre de esta última, hermano menor del ex presidente Uribe Vélez, es el difunto agrónomo Jaime Alberto Uribe Vélez, quien fuera conocido también como “Arepa” ó “El Pecoso”, con cédula de ciudadanía colombiana número 15367461. Murió de cáncer en la garganta en Medellín el 24 de septiembre de 2001 y sus restos mortales hoy reposan en un osario en la cripta de la parroquia de Santa Teresita, de Medellín.

La extradición de Dolly Cifuentes Villa fue aprobada por la Corte Suprema de Justicia de Colombia el 8 de febrero de 2012 pero fue suspendida en mayo pasado por medio de una resolución del ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra. No obstante, a la una de la tarde de este jueves se reinició y la Presidencia de la República dijo que será extraditada la semana entrante, posiblemente.

En cambio, una fuente autorizada del alto gobierno en Colombia que pidió no ser identificada sostuvo que el paradero de la sobrina de Uribe Vélez es desconocido a pesar de que se supone está presa en la cárcel de Mujeres El Buen Pastor, de Bogotá.

El expediente de extradición de Ana María Uribe Cifuentes, nacida en Medellín el 1 febrero de 1980, no aparece en la Corte Suprema de Justicia de Colombia, donde debería estar radicado. Nadie tiene allí una explicación, pese a que esta sobrina de Uribe Vélez fue arrestada correctamente en Medellín por la Fiscalía General de la Nación con fines de extradición y a instancias expresas del Gobierno de Estados Unidos.

Ambas mujeres pertenecen al clan familiar Cifuentes Villa que, de acuerdo con la DEA, introdujo a Estados Unidos al menos 30 toneladas de cocaína entre 2009 y 2011 y lavó dinero del narcotráfico en Colombia, Ecuador, Uruguay, Panamá y México.

La Presidencia de Colombia dijo este viernes desconocer el paradero de Ana María Uribe y tampoco tuvo una explicación al hecho de que no aparezca su expediente de extradición.

El Instituto Penitenciario de Colombia, INPEC, no respondió a este periodista un pedido de información sobre los antecedentes carcelarios de Dolly Cifuentes Villa y su hija Ana María Cifuentes. Tampoco indicó en qué cárceles se podrían encontrar.

Dolly Cifuentes Villa y su hija Ana María Uribe aparecen en la “Lista Clinton” del gobierno de Estados Unidos. En ella, Washington recoge los nombres de empresas y personas vinculadas al narcotráfico y el terrorismo alrededor del mundo con las cuales los ciudadanos estadounidenses tienen prohibido hacer negocios.

Los apresamientos fueron practicados por la Fiscalía General de Colombia con la cooperación de la Policía Nacional y agentes federales de Estados Unidos.

La extradición a Estados Unidos de Dolly Cifuentes Villa fue aprobada por la Corte Suprema de Justicia de Colombia el 8 de febrero de 2012 pero solamente se podrá conceder cuando, en última instancia, la ordene por decreto el Presidente de la República, Juan Manuel Santos.

La embajada de Estados Unidos en Ciudad de México indicó que Ana María Uribe operaba con “los colombianos Mauricio Bárcenas Rivera, Omar Mejía Zuloaga y el ecuatoriano-uruguayo Jesús María Castro”.

Jaime Alberto Uribe Vélez, el padre de Ana María, fue apresado en 1986 por tropas de la IV Brigada del Ejército de Colombia porque desde su radio-teléfono la inteligencia militar registró llamadas a Pablo Escobar pero nunca fue juzgado por este caso.

Otro hermano de Uribe, Santiago Uribe Vélez, tiene abierto un expediente en la Fiscalía General de Colombia. Es señalado de haber organizado y liderado el escuadrón de la muerte conocido como “Los Doce Apóstoles”, responsable de al menos medio centenar de asesinatos. El principal testigo de cargo en este caso es el ex mayor de la Policía Nacional Juan Carlos Meneses, quien ha confesado su participación en varios de los crímenes del grupo paramilitar que tenía su base de operaciones en la hacienda “La Carolina”, propiedad del ex presidente Uribe Vélez y sus hermanos.

Meneses y otros testigos que dicen haber pertenecido a “Los doce apóstoles” sostienen que en aquella hacienda existen fosas comunes con los restos mortales de víctimas de la organización.

Dolly Cifuentes, nacida en Medellín el 14 de junio de 1964, posee la cédula de ciudadanía colombiana número 43020313. Fue arrestada en Medellín el 6 de agosto de 2011 por pedido diplomático de la justicia estadounidense que se mantiene en firme y su hija Ana María Uribe cayó en poder de las autoridades, también en Medellín, un mes después.

La primera resolución de acusación o “indictment” contra Dolly Cifuentes y su hija Ana María Uribe es la 07-20508-CR LEONARD, dictada el 4 de noviembre de 2010 por la Corte Federal del Distrito Sur de la Florida. Otro pedido más de Estados Unidos contra ambas mujeres y su clan es el 11-CR-101, de febrero 3 de 2011, emanado de la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York.

Ambas causas están vigentes.

En la Registraduría Nacional del Estado Civil de Colombia hubo revuelo cuando este periodista intentó reconfirmar los nombres de los padres de Ana María Uribe Cifuentes: Dolly Cifuentes Villa y Jaime Uribe Vélez. Inicialmente, se informó de manera extraoficial que la tarjeta decadactilar correspondiente había desaparecido de los archivos de registro civil. Posteriormente, se informó que existía una copia auténtica microfilmada en uso de buen recaudo. La cédula de ciudadanía de esta sobrina de Álvaro Uribe Vélez, de acuerdo con la Fiscalía Federal de Estados Unidos, es la 43162647, expedida en Medellín.

El registro civil de nacimiento de Ana María Uribe Cifuentes está radicado en la notaría 15 de Medellín bajo el número 5953052, según copia que posee este periodista. Allí consta que nació el 1 de febrero de 1980, en la clínica San Pedro Claver, de Medellín. Su madre, Dolly Cifuentes Villa, fue inscrita para la época como “estudiante” y el padre, Jaime Alberto Uribe Vélez, como “agrónomo”. La pareja matrimonial registró como lugar de residencia la calle 52 número 40 -156, de Medellín.

La Policía Nacional de Colombia indicó que Dolly Cifuentes Villa “era la encargada del lavado de dinero proveniente de las actividades de narcotráfico del cartel de Sinaloa mediante la constitución de empresas de importación con oficinas en Colombia, Panamá, México, Brasil y Estados Unidos” (ver http://bit.ly/MnhWdH).

A Dolly Cifuentes las autoridades estadounidenses le encontraron en Colombia “32 empresas nacionales y 17 con sede en el exterior, de propiedad de su familia”, informó la Policía de Colombia. Estos bienes se encuentran en proceso judicial de expropiación.

Tales empresas, agregó la misma fuente, están “avaluadas en más de 200 millones de dólares” y sus utilidades “permitieron acumular abundantes riquezas representadas en bienes raíces”.

La Fiscalía General de Colombia explicó que “entre los bienes afectados hay 255 inmuebles, 11 establecimientos comerciales, 33 establecimientos de comercio y acciones de un club de Bogotá”.

La Fiscalía colombiana agregó que la mayor parte de las propiedades de este clan, “están en cabeza de los hermanos Jorge Milton e Ildebrando Cifuentes Villa, quienes tienen orden de captura, y Dolly Cifuentes Villa”. Esos bienes, de acuerdo con la misma fuente, se encuentran en “Bogotá, Medellín, Cali, Cartagena, Pereira y Montería”.

Ana María Uribe lideró presuntamente actividades criminales, entre otras, a través de la compañía Cifuentes Uribe y Compañía S:C:S., (hoy en disolución) consagrada al comercio de finca raíz.

El Clan Cifuentes Villa

El Clan Cifuentes Villa (ver http://bit.ly/JRx1bF ), de acuerdo con la agencia estadounidense antidrogas, DEA, introdujo a Estados Unidos al menos 30 toneladas de cocaína entre 2009 y 2011 y posee bienes y empresas en Colombia, Ecuador, Uruguay, Panamá y México.

Madre e hija, según la DEA, hacen parte del clan delincuencial y familiar conocido como el de los Cifuentes Villa, una familia del departamento de Antioquia, Colombia. Desde su creación, en los años 80, el líder de este grupo fue Fernando Cifuentes, quien trabajó como sicario para Pablo Escobar y el también narcotraficante Hernando Henao Montoya, alias “El Hombre del Overol”.

El 6 de noviembre de 1996, por orden de Henao Montoya, Fernando Cifuentes asesinó en el centro comercial de Bogotá Hacienda Santa Bárbara al célebre gánster Efraín Hernández, alias “Don Efra”.

Fernando Cifuentes Villa fue asesinado días más tarde por el propio Henao Montoya y su socio criminal Wilmer Varela, alias “Jabón”, para tratar de borrar el rastro del homicidio de “Don Efra”.

Tras la muerte de Fernando, la jefatura del clan fue asumida por su hermano menor Francisco “Pacho” Cifuentes Villa. Este, de acuerdo con la Policía de Colombia, “en los años 80 y 90 se convirtió en piloto personal y hombre de confianza del entonces jefe del cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria”

El clan de los Cifuentes creció a lo largo de los ochos años de los dos períodos presidenciales consecutivos de Uribe Vélez (de agosto de 2002 a agosto de 2010). No obstante, Francisco “Pacho” Cifuentes Villa fue asesinado en abril de 2007 en su hacienda Villa Aurora, situada en la localidad de Caucasia, Antioquia, por orden del narcotraficante de Medellín Diego Fernando Murillo Bejarano, alias “Don Berna”.

El homicidio, de acuerdo con la Policía Colombiana, fue cometido porque Francisco Cifuentes Villa le negó a “Don Berna” permiso para utilizar una pista aérea que poseía a orillas del Océano Pacífico, en Bahía Cupica, departamento de Chocó.

La DEA y la Policía colombiana descubrieron que Francisco Cifuentes Villa también tenía en Bahía Cupica una planta contigua procesadora de pescado en la que empacaba cocaína que desde su pista propia le enviaba al cartel mexicano de Sinaloa, del que se hizo socio además de proveedor.

Cuando ordenó el asesinato de Francisco Cifuentes Villa, “Don Berna” usó pistoleros de su organización sicarial, la multinacional del crimen conocida como “Oficina de Envigado”. Fue creada en los mejores días de Escobar y su jefatura suele ejercerla por tradición quien logra ser el máximo jefe de turno del narcotráfico en el departamento de Antioquia.

Tras asesinar a Cifuentes, “Don Berna” hizo saber que se preparaba para exterminar al clan de los Cifuentes Villa, incluida la sobrina presidencial.

“Don Berna” también se forjó a la sombra de Pablo Escobar y heredó la mayor parte de su poder en el narcotráfico cuando el capo fue abatido.

Aunque “Don Berna” se encontraba preso y aislado en una cárcel de máxima seguridad, el 13 de septiembre de 2007 el entonces Presidente Uribe Vélez impartió una orden sin antecedentes cuyo cumplimiento supervisó él mismo: trasladar a “Don Berna” a una fragata de la Marina de Guerra para mantenerlo completamente incomunicado en alta mar, en aguas del Pacífico. Tiempo después fue llevado a la penitenciaría de Cómbita (al norte de Bogotá), reputada como la más segura de Colombia. Allí permaneció hasta cuando fue extraditado a Estados Unidos por múltiples delitos, principalmente narcotráfico.

Mediante comunicación de prensa, el 13 de septiembre de 2007 las Fuerzas Militares de Colombia informaron que otro narcotraficante llamado Carlos Mario Jiménez, “alias ´Macaco´ y ‘Don Berna’ fueron trasladados de la cárcel de Cómbita a buques-prisión de la Armada”. El comunicado militar especificó: “En el caso de ´Macaco´, el traslado se hizo porque el Gobierno conoció pruebas de que continuaba delinquiendo desde la cárcel. En el caso de ´Don Berna´ se adujeron razones de seguridad”.

Ambos delincuentes en aquella oportunidad delegaron su vocería en la controvertida congresista y aliada política del entonces Presidente Uribe, Rocío Arias, quien luego perdió su puesto en la Cámara de Representantes y fue sentenciada a prisión por la Corte Suprema de Justicia que la halló culpable de pertenecer a escuadrones de la muerte del narcotráfico de extrema derecha. La misma suerte corrió una treintena de congresistas integrantes de las bancadas de Uribe en el Senado y la Cámara baja, entre ellos su primo Mario Uribe.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos recientemente ofreció rebajas de penas a los narcotraficantes y paramilitares colombianos extraditados a ese país a cambio de que confiesen la totalidad de los crímenes que cometieron en Colombia, además de narcotráfico, y desenmascaren a quienes fueron sus aliados.

El pasado mes de mayo de 2012 el ahora ex presidente Uribe denunció por su cuenta de Twitter que uno de aquellos, alias “Don Berna”, planea asesinarlo desde la cárcel de Estados Unidos en la que se encuentra.

“Autoridades me informan que extraditado ‘Berna’ estaría pagando fabulosa suma a sicarios para atentar contra mi persona”, aseguró Uribe.