Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Por un derecho a la lectura y la escritura acorde a las exigencias de un nuevo país
 

“Cuando se abre una biblioteca, se cierra una cárcel”

La escritura y la lectura son parte de los derechos fundamentales de los colombianos y los seres humanos en general que deben ser garantizados por el Estado como una de sus finalidades sociales.

En torno a este propósito central, las instituciones de educativas carácter público asumen un papel central, pero son las bibliotecas públicas existentes en todo el país, quienes pueden encarnar de manera más directa el derecho a la información, el acceso a la cultura y el conocimiento. Actualmente, existen más de 1.200 bibliotecas públicas en todo el territorio nacional, articuladas a la Red Nacional de Bibliotecas Públicas RNBP del Ministerio de Cultura. La existencia de la RNBP hace parte de un derecho a la educación y a la cultura, que es necesario mantener, mejorar y adaptar a las necesidades y diversidades del pueblo colombiano. Hacer de la biblioteca pública un escenario de conocimiento y de creación acorde a las necesidades del pueblo, es una apuesta que han liderado a través de la historia personajes como Jorge Eliecer Gaitán.

La cultura y la educación han sido aspectos secundarios, incluso irrelevantes, para los distintos gobiernos de las ultimas dos décadas en el país. Mientras se construyen y multiplican batallones energéticos y de alta montaña y se fortalece el musculo militar del Estado para garantizar un modelo de desarrollo estractivista, se reducen y afectan los únicos espacios de acceso a la cultura y el conocimiento. Estos espacios son las bibliotecas públicas, a las cuales que gradualmente se les reduce su presupuesto. Así lo demuestra el actual proyecto de ley 187 de 2912 presentando por el parlamentario Pablo Sierra (partido de la U) y recientemente probado por la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes, que busca quitarle a las bibliotecas publicas, y a la cultura en general, los recursos provenientes del IVA de la telefonía celular. De aprobarse dicho proyecto, se acentuarían las precarias condiciones en las que se encuentran actualmente la mayoría de las bibliotecas públicas del país.

Desde Marcha Patriótica, como un movimiento social y político que recoge las demandas mas sentidas del pueblo en todo el territorio nacional, rechazamos esta apuesta parlamentaria de acabar con los únicos espacios de acceso a la cultura y el conocimiento que existen en los lugares aparados de la Colombia profunda. Ante un poder legislativo deslegitimado en el que gran parte de sus parlamentario ni siquiera se toman la molestia de leer los proyectos que aprueban, invitamos a todas las organizaciones asociadas al sector cultural y educativo a manifestarse ante este proyecto que busca quitar el presupuesto a las bibliotecas públicas y en consecuencia consolidar al país, como uno de los que registra los índices mas bajos de lectura de América Latina (1,6 libros por habitante al año). Lo que se traduce en el cierre de las posibilidades de acceder a las culturas y la educación a los sectores populares, manteniendo así las relaciones de dominación que favorecen el estatus quo.

A su vez convocamos a los sectores cultural, educativo y juvenil de todo el país, a iniciar una reflexión y discusión sobre las actuales políticas culturales de Estado. Es importante pensarnos y construir una apuesta cultural de carácter nacional en el que la interculturalidad y la materialización del derecho a la cultura y la educación sean una realidad, pues constituyen los fundamentos de un nuevo país en el que primen la reconciliación y la reconstrucción nacional.

¡Por el derecho a las culturas y a la educación en la Colombia Profunda,
No a la desfinanciación de las Bibliotecas Públicas!