Asociación Campesina del Catatumbo
:: Norte de Santander, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Se intensifica la persecución contra líderes de Marcha Patriótica en la región del Catatumbo
Asociación Campesina del Catatumbo - Ascamcat / Miércoles 18 de julio de 2012
 

El líder campesino del equipo de apoyo de la zona media de la Asociación Campesina del Catatumbo –ASCAMCAT, fue interceptado, empadronado y detenido ilegalmente durante un retén de la Policía Nacional, cuando se dirigía al municipio de convención para cumplir sus funciones como dirigente del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica el pasado 29 de Junio.

Los hechos ocurrieron hacia las 12 del día, cuando el señor Olmer Pérez, debió atender a la solicitud de miembros de la Policía Nacional quienes le solicitaron su documento de identidad, posteriormente, procedieron de manera ilegal; a registrar los datos del campesino. Ante dicha situación, la víctima del empadronamiento ilegal, cuestionó el proceder de la autoridad, preguntó la razón por la cual registraban sus datos y solicitó explicaciones sobre los efectos legales del procedimiento, lo cual suscitó la retención ilegal del campesino.

La reacción ilegítima de los miembros de la fuerza pública estuvo acompañada de expresiones verbales como “usted está muy desconfiado y por eso lo vamos a individualizar”, el agente argumentó que ese control se realizaba para tener conocimiento de las personas que se “mueven” en la región. Pero cuando el líder campesino se negó a entrar al puesto de policía, fue agredido de manera violenta, le tiraron sus efectos personales al suelo y amenazaron con golpearlo y esposarlo.

Mientras sucedían los hechos, el oficial de policía afirmó que el líder campesino “tenía cara de guerrillero”. En medio de la discusión el señor Pérez, se comunicó con la oficina de ASCAMCAT, donde le solicitaron al asesor jurídico de la asociación que se comunicara inmediatamente, vía telefónica con el oficial de policía, pero en cuanto abogado se comunicó con el oficial para manifestarle la ilegalidad del procedimiento, el oficial le colgó el teléfono, y en una segunda oportunidad expresó “yo no le hago caso a ningún tinterillo ni a nadie”. Luego de lo sucedido, el denunciante fue retenido durante una hora y luego de obligaron a firmar el documento de “buen trato” para poder dejarlo en libertad.