Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Pronunciamiento de la ZRC de la Perla Amazónica por el derecho a la vida y permanencia en el territorio
 

Las comunidades de la Zona de Reserva Campesina del corregimiento Perla Amazónica del municipio de Puerto Asís en el Putumayo, debido a la grave crisis humanitaria que padecemos consecuencia de la agudización del conflicto en la región, así como a los graves efectos de operaciones empresariales petroleras, denunciamos a la opinión pública nacional e internacional:

La incapacidad del gobierno y falta de voluntad política para resolver los problemas estructurales que tenemos, los cuales se traducen en ausencia de garantías para el goce de nuestros derechos y libertades fundamentales.

El horror por las víctimas civiles de minas antipersona que han caído en diferentes regiones del departamento, así como ante la pérdida de vidas innecesarias tanto de las guerrillas como de las fuerzas militares, ya que son todos del mismo pueblo, muertes que con el más profundo dolor rechazamos puesto que muestran uno de los efectos irreparables de la guerra.

Los abusos de autoridad, señalamientos, uso de nuestras viviendas y espacios comunitarios y pretensión de involucramiento en el conflicto armado de manera directa por los planes de Consolidación, los ataques indiscriminados, la inminente posibilidad de nuevas violaciones de derechos humanos por el incremento de la militarización de la brigada 27 y la Móvil 13 en la región, sus operaciones aéreas y terrestres.

La inminente posibilidad de confrontaciones armadas por esa militarización que coinciden además con operaciones de erradicadores y la invasión empresarial inconsulta y arrasadora en las que se vulneran nuestros derechos, como ha pasado en ocasiones anteriores; ya que el gobierno ha privilegiado los intereses privados del capital trasnacional por encima de los derechos de las comunidades y sus descendencias a un ambiente sano, a la paz, al trabajo, a la salud y educación pública y gratuita.

Por estas razones y ante la situación de desplazamiento interno de las familias de la ZRC y de otras regiones del Bajo Putumayo, estamos marchando y hemos emprendido las siguientes acciones:

1. Constitución e identificación de 13 espacios dentro del territorio de la Zona de Reserva Campesina para el Refugio Temporal Humanitario como medida de protección y salvaguarda de nuestras vidas y perfectamente visibilizados para percibirse desde el aire o por tierra.

2. Así mismo, desde el día 8 de julio de 2012 hicimos pública la decisión tomada por las y los presidentes y demás representantes de Juntas Comunales de la ZRC, en donde, de cara a la entrada invasiva e inconsulta de petroleras a la zona, desconociendo el marco normativo de la ZRC, suspendimos nuestra participación en cualquier PROCESO DE SOCIALIZACIÓN Y TRABAJOS CON RELACIÓN A LA EXPLORACIÓN Y EXPLOTACIÓN DE HIDROCARBUROS, MIENTRAS EXISTA EL CONFLICTO POLÍTICO, SOCIAL Y ARMADO EN LA REGIÓN.

3. Interponer acciones jurídicas legales nacionales e internacionales para proteger nuestras vidas, derechos, libertades y territorios.

4. Ante la negligencia e incapacidad del gobierno municipal y departamental ante la crisis humanitaria, que manifestó no disponer de recursos suficientes para atender la situación, exigimos al Estado colombiano cumplir con sus responsabilidades constitucionales y en conformidad con el DIH solicitamos solidariamente la intervención de agencias humanitarias y de cooperación.

5. Exigimos al Gobierno Nacional que propicie una salida política y negociada al conflicto colombiano como se deriva de su responsabilidad constitucional.

6. Solicitamos a Colombianas y Colombianos por la Paz en desarrollo de sus labores por la paz para que a través de sus buenos oficios y participación activa apoye nuestras propuestas de salida política al conflicto social y armado.

7. Llamamos a las organizaciones sociales, de víctimas y de paz a construir un movimiento unitario por la paz y a apoyar nuestra iniciativa de protección de la vida en los territorios y de afrontamiento ante la militarización que protege a empresas extractivas.

Llamamos a todos los sectores sociales que aún no se han vinculado, a que como nosotras y nosotros adelanten acciones políticas que aboguen también por una salida política al conflicto social y armado.

8. Unidos desde esta Marcha Humanitaria por la Paz, Vida, Dignidad y Territorio queremos visibilizar esta problemática, exigiendo garantías de respeto a nuestros derechos así como una salida política y concertada del conflicto colombiano, con la participación de todos los sectores sociales.