Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Movilización internacional para defender la vida y frenar la locomotora minero-energética
Bogotá, Riohacha, Valledupar, Bucaramanga, Medellín, Caucasia, Quibdó, Ubaté, Cajamarca, Marmato, Neiva, Sogamoso, Villavicencio, Popayán... toda Colombia se movilizó este 1 de agosto contra la mega minería. En Canadá, Estados Unidos, República DOminicana y Chile organizaciones ambientalistas y defensoras de derechos humanos realizaron actividades de protesta.
Notiagen / Jueves 2 de agosto de 2012
 

¿Cuáles son las motivaciones de las y los manifestantes?

Durante años la minería ha sido una importante fuente de trabajo para campesinas y campesinos que heredaron de sus padres y abuelos aquel el oficio, junto con las tierras productoras de importantes minerales; sin embargo el capitalismo, (actual sistema económico) ha logrado que la extracción de recursos naturales se realice cada vez en mayores proporciones y de manera acelerada.

Dicho análisis es explicado en la cartilla editada por la Campaña Contra el Despojo, de Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia, denominada Por la Soberanía, la autodeterminación y la permanencia en el territorio, cuando se refiere a las diversas percepciones en torno a este: “la concepción sustancial del territorio supone que es una unidad más entre las demás, lo ve como un objeto, como por ejemplo que la naturaleza es una cosa, un recurso que se explota para obtener ganancias.”

Es por eso que desde la década de 1980, el País inicia el proceso de exploración y explotación a gran escala de petróleo, carbón, oro, esmeraldas, entre otros. Más adelante entre 2003 y 2009 se refleja el desarrollo de la minería como industria, constituyéndose en gestora de crecimiento del PIB nacional con una participación del 1.54%, porcentaje que se tiende a mantenerse, según el Anuario Estadístico Minero Colombiano de 2009.

Esta dinámica financiera no es un asunto fortuito, es la consecuencia de un claro propósito planteado en aquella época por el gobierno de Álvaro Uribe, a partir de la visión del Plan Nacional de Desarrollo Minero cuando estableció que, “en el año 2019 la industria minera colombiana será una de las más importantes de Latinoamérica y habrá ampliado significativamente su participación en la economía nacional”.

No obstante, también está ligada a términos que desde entonces se popularizaron entre la opinión pública y el dialecto cotidiano: inversión extranjera, apertura económica, empresas multinacionales, paramilitarismo, bases militares norteamericanas, despojo de tierras, desplazamiento forzado.