Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Entrevista a Andrés Gil, preso político de la ACVC
Reporter Libertario / Sábado 8 de diciembre de 2007
 

Bueno, mi nombre es Andrés Gil y soy miembro de la Asociación Campesina del Valle del Rio Cimitarra, desde hace unos 10 años. La Asociación Campesina es una organización defensora de los derechos humanos y del bienestar integral del campesinado del valle del río Cimitarra, que agrupa 20 mil campesinos de los municipios de Yondó y Remedios en Antioquia, de Cantagallo, San Pablo y Simití en el Sur de Bolívar. La organización que, fundamentalmente tiene su recorrido histórico a través de la reivindicación y de la protesta permanente, el reclamo por la inversión social para la zona campesina, el respeto de los derechos humanos y la vida con dignidad para los pobladores de este territorio que conocemos como el Valle del río Cimitarra. En general es una organización campesina que se constituye con la vocación de hacer lo que sea necesario desde la lucha campesina y desde la lucha pacífica y organizada para que el campesinado pueda vivir en el territorio del Valle del Río Cimitarra y pueda vivir con dignidad.

En ese sentido estamos desarrollando una jornada que se llama la Mesa por la vida y la dignidad del Magdalena Medio, la mesa regional por la vida y la dignidad del Magdalena Medio. Estas mesas que llevan ya una secuencia de trabajo importante y que incluyen todos estos municipios de los que hablaba anteriormente, es un proceso organizativo muy participativo, muy incluyente donde se hacen unas dinámicas de discusión, de planeación y de generación de procesos de fortalecimiento organizativo campesino, con fuerte participación de la base campesina en estos mecanismos asamblearios de discusión. Como parte del grupo de compañeros de la asociación que está ayudando a mantener este proceso fortalecido y articulado estamos un grupo de compañeros entre ellos Oscar Duque, Evaristo Mena y yo, Andrés Gil, en una reunión en el caserío del Caguí donde participaban unos setenta líderes comunitarios de, fundamentalmente, municipio de Cantagallo.

Allí se desarrolló entonces un operativo donde participaron alrededor de 200 hombres del ejército nacional, 25 hombres del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) que es la policía política del gobierno colombiano y la que conocemos por los hechos escandalosos que su antiguo director pasaba informaciones a los paramilitares para asesinar sindicalistas y dirigentes de izquierda. Desarrollando esta operación participaron dos corveta de la Armada Nacional, donde participaron 5 lanchas de combate que se conocen popularmente como pirañas y un despliegue el mismo día en la ciudad de Barrancabermeja con más o menos otros 200 hombres. Básicamente participó un batallón completo para capturar, para dar detención a unos líderes comunitarios que permanentemente estamos interlocutando con el gobierno y hace sólo dos meses habíamos tenido una reunión con el presidente Uribe, con algunos ministros, donde estábamos casi todos los líderes de la región, de la ACVC.

Nos detienen, la comunidad reacciona intentando impedir que llevaran a cabo la detención y el ejercito hace disparos al aire intentando intimidar, en ese sentido nosotros intervenimos y aceptamos la detención para evitar que, de pronto, intentar a ver una agresión mayor por parte de los que participaban en este operativo.

- La detención en su contra ha ocurrido después de apenas dos meses de la firma de este acuerdo. ¿Piensan que hay una relación entre estos hechos, y de que tipo?

Esta región está entre las planes económicos del desarrollo del imperialismo minero, que estamos hablando de la Ashanti Gold Mines, que ya se ha publicado por parte de nuestra organización la denuncia de todos los casos que hay alrededor de la Serranía de San Lucas y el Valle del Río Cimitarra generar una explotación minera a gran escala que dejaría prácticamente un primer elemento para poder asentar la derrota de la insurgencia y el desplazamiento del campesinado que vive allí y en ese sentido la asociación ha venido insistiendo en la Zona de Reserva Campesina que es un mecanismo legal que está suspendido por el Estado colombiano que permite la defensa y la permanencia del campesino en esta tierra y es un mecanismo que prohíbe latifundios y el desarrollo latifundista que va ligado a estas explotaciones mineras de multinacionales. En ese sentido, esta firma de este acuerdo, con la presión de la movilización social y el acompañamiento internacional se ve obligado a tener que ir al acuerdo que no está en disposición de cumplir por lo tanto, usa lo que en Colombia llamamos la persecución política que por la vía de la judicialización intenta deslegitimar y ilegalizar la lucha de organizaciones como la nuestra.

-¿De qué delito se les acusa y cual son las pruebas?

El gobierno nacional no ha aportado ninguna prueba y la únicas pruebas que aportó fue una declaración de algunos miembros, ellos llaman reinsertados, y desmovilizados que actualmente hacen parte de las estructuras del Estado y se han convertido en elementos de chantaje por parte de la fuerza pública que con estos individuos que anteriormente pertenecieron a algunas, de pronto, estructuras insurgentes o paramilitar y que quieren señalar a los dirigentes campesinos y a la comunidad en general, a dirigentes sociales y a defensores de Derechos Humanos como participantes de actividades ilegales. En esta declaración de estos individuos, no sé la declaración completa, pero lo que dicen es que la actividad nuestra es una actividad política de la insurgencia guerrillera y que, por lo tanto, nosotros somos culpables del delito de rebelión. La diferencia en que la transformación que nosotros queremos liderar es la transformación donde se muevan todas las fuerzas sociales, de manera fuerte, de manera contundente pero sin uso de la vía de las armas. Ninguno de los dirigentes de la asociación está promoviendo la lucha armada, está promoviendo, sí la lucha y la transformación y el cambio de este Estado colombiano que es un Estado, a nuestra forma de ver, con los argumentos y los elementos que hemos presentado, con la historia que nos ha tocado vivir, es un Estado en plena conciliación fascista.

-¿Cuáles son las condiciones en la cárcel?

Estamos en una penitenciaria que se llama la Modelo, en la ciudad de Bucaramanga, departamento de Santander, en general todas las reclusiones de mundo están previstas para vigilar y castigar, como decía un filósofo pero las condiciones en que vive el recluso colombiano en general y el preso político como estamos, digamos nosotros, en particular, son unas condiciones paupérrimas, unas condiciones insalubres, unas condiciones donde, en primera medida, no hay ningún respeto por la dignidad humana, en segunda medida no hay ninguna condición de seguridad respecto a la labor que nosotros realizamos, estamos al lado de patios donde hay numerosos miembros pertenecientes a estructuras paramilitares, nos toca convivir en la misma cárcel con miembros de esa estructura, y la única solución que pueden dar, es enviarnos a las cárceles de máxima seguridad donde las restricciones desde el punto de vista de la posibilidad de ejercer actividades que puedan fortalecer nuestro espíritu y fortalecer nuestro aprendizajes y en medio de estas circunstancias la posibilidad de visitas con nuestros familiares, la posibilidad de intercambio con nuestros familiares, con la familia que es reducida. Y también hay que decir que afortunadamente los pasos que han dado los presos políticos de las cárceles, a pesar de muchos esfuerzos han logrado que, en este momento, el ambiente no sea tan tenso como en otras ocasiones donde los reclusos, había numerosos muertos diariamente.

En general estas condiciones de las que estamos hablando son unas condiciones que lo que buscan es desarticular, desincentivar, desmotivar, castigar, el espíritu de contradicción, el espíritu que fortalece, nuestros principios reivindicativos que fortalece los principios de búsqueda de transformación y todos los elementos existentes para eso. Hay unas condiciones paupérrimas, no hay condiciones de salud si tú estás enfermo no puedes reclamar, si tú estás enfermo la única solución que hay es que lo atienda la misión médica para que le den una pastilla que no se sabe si es el tratamiento adecuado. La alimentación no es en un tiempo ni a una hora determinada, no existen condiciones de salud en la alimentación que se prepara, en el agua no se sabe qué tipo de tratamiento tiene, se comparte una ducha para numerosos, los detenidos, lo mismo que las condiciones higiénicas, solamente mejorada por la persistencia de los espacios que aquí tienen los presos políticos que han tratado primero de dar soluciones para unas condiciones dignas.

-¿Hay peligro de infiltraciones por parte de recluidos paramilitares hacia la sección de los detenidos políticos?

Si, esto es una discusión bastante compleja y difícil, a veces, no en este momento, pero hay situaciones concretas donde existe la tentación de otros patios donde dirigen los paramilitares que puedan tomarse las instalaciones donde están los presos políticos. Particularmente, en este momento, piensa hacerse una concentración en la Cárcel Modelo de Bucaramanga de 480 paramilitares en el marco de la Ley de Justicia y Paz y eso está generando expectativas bastante complejas y complicadas, en esta cárcel y en otras cárceles del país también, porqué siempre eso trae un desequilibrio, digámoslo así, en términos de que, se pueden generar situaciones de poder y de control más fuertes del paramilitarismo en las cárceles y obviamente con incidencia particularmente en la situación nuestra, de nuestros presos o retenidos, que tienen contradicciones bastante fuertes, este es el caso de los insurgentes, este es el caso de los retenidos políticos, de diferente objeto.

- ¿Cuál puede ser un aporte valido que la comunidad internacional les puede brindar?

Yo creo, que en primera instancia fortalecer ese acompañamiento a la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra y a la ACVC, ese intento de desarticulación tiene descabezado el movimiento agrario en el Valle del Río Cimitarra, y por eso es importante el acompañamiento político, el acompañamiento en actividades de defensa de los DDHH, el acompañamiento en actividades que fortalezcan la posibilidad de fortalecimiento comunitario, de organización comunitaria, y también es importante en dirigir esfuerzos en mantener la resistencia, en ayudar a mantener la resistencia en la ACVC que no quiere abandonar su tierra, que no quiere abandonar su territorio. Esta tierra es la que quieren llegar hoy los invasores de las multinacionales a expulsar al campesinado, y también tratar de generar cada vez más claridades de lo que es la calidad de la justicia colombiana, que es un elemento que está articulado en todos estos elementos del Estado fascista, del Estado paramilitar, del Estado represor, que hoy en día se presta para que bajo incidencia de las Fuerzas Militares, que ha llegado hasta a pagar dinero, a solicitar del Estado dinero a los declarantes, es decir, a pagarles por lo que están diciendo de los dirigentes de la asociación, para poder garantizar esta movida judicial, colabore en los planes de desarticulación de la resistencia campesina, en ese sentido, todo lo que se llegue a trabajar para que la justicia colombiana que es una estructura de injusticia, de oprobio, y la justicia estatal colombiana , en general, quede al descubierto, en toda esta movida que se está haciendo contra nuestra organización y en general, contra todo el movimiento campesino, y movimiento sindical y social colombiano.

- ¿Tienen algún mensaje o llamado para la comunidad internacional?

Sí, hay muchos llamados, un trabajo muy fuerte en este sentido y es a fortalecer los nexos solidarios con las bases campesinas, sociales y sindicales para tratar de, con mucha entereza, con mucha fortaleza, con mucha convicción y claridad dejar al descubierto cada vez más este poderoso estado mafioso, que no defiende los intereses, que no defiende los DDHH. Este mensaje con mucha fuerza a todos los hombres y mujeres de la comunidad internacional que trabajan de manera fuerte y solidaria por la verdad, la justicia, por las transformaciones y por la lucha de los movimientos sociales en Colombia.