Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra
:: Magdalena Medio, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Pronunciamiento público
Persecución estatal contra la Asociación Campesina del Valle del río Cimitarra
Coordinación Colombia - Europa - Estados Unidos / Lunes 17 de diciembre de 2007
 
Temas relacionados

La Coordinación Colombia – Europa - Estados Unidos (CCEEU), expresa su preocupación por la grave situación de judicialización y persecución estatal de que ha sido víctima la Asociación Campesina del Valle del río Cimitarra (ACVC); organización que hace parte de esta plataforma de derechos humanos.

El día 29 de septiembre de 2007, cuatro de sus integrantes Andrés Gil, Evaristo Mena, Oscar Duque y Mario Martínez, fueron capturados como resultado de una persecución estatal, que ha obviado la calidad de personas y el trabajo que representan estos defensores de derechos humanos en el Magdalena Medio.

Posteriormente, el día 1ro. de octubre de 2007, fueron allanadas tanto sus oficinas como el apartamento de residencia de la ACVC.

Se agrava la situación de esta organización, con la emisión de 18 nuevas órdenes de captura contra miembros de la ACVC, por parte de la Fiscalía Tercera Seccional de Barrancabermeja.

La CCEEU, es conocedora de la valiente lucha y del trabajo comprometido que a favor de los derechos de los campesinos ha venido realizando desde los años ’90 la ACVC en el Magdalena Medio, y de su trabajo en favor de la dignidad, y de la búsqueda del acceso y del derecho a la tierra de los campesinos en esta zona del país.

Recordamos que la ACVC ha denunciado las graves violaciones de derechos humanos cometidas contra la población civil del Magdalena Medio, así como las infracciones al Derecho Internacional Humanitario en las que han incurrido los grupos armados, y en particular el control social, político, económico y militar que han mantenido los paramilitares en la región.

Valoramos la iniciativa que ha defendido y construido la Asociación Campesina del Valle del Río Cimitarra de conformar la Zona de Reserva Campesina, en donde lo esencial ha sido la protección y defensa de los recursos naturales, el medio ambiente y el acceso a la tierra para los campesinos, en oposición a la explotación de los recursos naturales y al desarrollo de megaproyectos.

Igualmente, la ACVC es una organización legalmente constituida, ha sido interlocutora y firmante de numerosos acuerdos con el Estado colombiano y goza de reconocimiento nacional e internacional por su labor en la defensa de los derechos humanos.

Con base en las anteriores consideraciones, solicitamos:

A las organizaciones internacionales de solidaridad:

- Solicitar al Vicepresidente de la República de Colombia, Sr. Francisco Santos, realizar una reunión de alto nivel con delegados de la ACVC, autoridades del nivel nacional responsables de la protección de las organizaciones defensoras de derechos humanos.

- Solicitar a la Unidad Nacional de Derechos Humanos y a la Dirección de Asuntos Internacionales de la Fiscalía General de la Nación, una reunión con delegados de la ACVC y sus representantes, con el propósito de analizar los procedimientos seguidos antes de expedir las órdenes de captura, durante y después de las aprehensiones. Así mismo, valorar los procedimientos seguidos para emitir las otras órdenes de captura.

A las autoridades judiciales:

- Garantizar la vida, la integridad personal y demás derechos de las organizaciones defensoras de derechos humanos como la ACVC.

- Garantizar en el caso de los integrantes de la Asociación Campesina del Valle del río Cimitarra (ACVC) los derechos al debido proceso, a la defensa técnica y material, a la contradicción de las pruebas, a la presunción de su inocencia, y a la aplicación de un derecho penal garantista y respetuoso de los derechos humanos de las personas que se hallan actualmente en conflicto con la ley penal.

A los organismos de control:

- Tomar las medidas necesarias para garantizar el respeto de los derechos de las organizaciones defensoras de derechos humanos y sus miembros.

A las autoridades administrativas:

- Que adopten las medidas necesarias para garantizar la vida e integridad física y sicológica de los integrantes de la ACVC, así como la realización de su trabajo en condiciones de seguridad y tranquilidad.