Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Policía de Paraguay reprimió a labriegos que intentaron retomar tierras en Curuguaty
TeleSUR / Martes 30 de julio de 2013
 

Un grupo de policías reprimió a los campesinos que ingresaron a las tierras de Marina Cue, lugar donde el 15 de junio de 2012 11 labriegos y seis policías perdieron la vida en medio de un violento desalojo que se llamó la masacre de Curuguaty y que llevó una semana después al golpe institucional contra Fernando Lugo.

La corresponsal de teleSUR en Paraguay, Amanda Huerta, informó a través de su cuenta en la red social Twitter que “la policía reprime a campesinos, prendiendo fuego a las cosas de los ocupantes de las tierras de Marina Cue”

La periodista reportó que 13 patrulleras y al menos 200 policías estaban reteniendo a los campesinos que intentaban reocupar las tierras.

Más temprano, teleSUR informó que alrededor de 100 labriegos ingresaron nuevamente a las tierras de Marina Cue, que actualmente están en litigio entre la empresa Campos Morombí, propiedad del fallecido político colorado, Blas N. Riquelme, que la ocupa actualmente, y el Estado, que las reivindica.

Los campesinos exigieron nuevamente que la propiedad de dos mil hectáreas sea destinada para la reforma agraria. Además, piden la liberación de los procesados por el caso Curuguaty.

Testimonios de represión

Según denunciaron los líderes campesinos los policías atropellaron a los ocupantes exigiendo que desalojaran el predio.

Uno de los campesinos ocupantes, Norberto Rolón, relató que efectivos policiales llegaron hacia el medio día y capturaron a tres de sus compañeros. Aseguró que tras golpearlos brutalmente se subieron a sus camionetas, según reportó el portal web ea.com.py.

Rolón describió que llegaron unos 300 policías acompañados de un fiscal. Prendieron fuego a los pastizales para cercarles, lo que motivó que los campesinos se dispersaran y se refugiaran en el monte.

Agregó que no sabe si hay algún herido, pero escuchó gritos y llantos de mujeres y niños con el fuego que les vino encima.

El campesino agregó que no exhibieron ninguna orden de desalojo. “No explicaron nada. Solo prendieron fuego”, dijo Rolón.

Luego de la tregua de una hora que dio la Fiscalía a los invasores, el grupo decidió salir pacíficamente del predio, a fin de evitar un nuevo hecho de violencia, publicó el portal web ABC Color.

El fiscal José Zarza determinó que entre 10 y 15 agentes resguarden la zona. También ordenó que la Policía permanezca en el lugar a fin de evitar que el grupo intente una nueva toma.