Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Paramilitares amenazan a los habitantes de la Zona de Reserva Campesina de Cabrera
Colombia Informa / Martes 13 de noviembre de 2012
 

Campesinos y campesinas del municipio de Cabrera, el viernes 2 de noviembre recibieron un comunicado por parte de las Autodefensas Unidas de Colombia, Bloque Renacientes Sur del Tolima, amenazando a la población civil, ubicada en la zona del Sumpaz y del Tolima. El comunicado advierte que las personas no pueden transitar después de las 7 de la noche entre semana y después de las 9 de la noche los fines de semana. Los señalan, de igual manera, de ser militantes o colaboradores de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y señalan que perseguirán y asesinarán a los “ladrones, vagos marihuaneros, mechudos, etc.”, como lo expresan en el comunicado.

Los habitantes, por tanto, temen por su seguridad y creen que es un ataque en contra de las organizaciones campesinas, que desde el año 2010 retoman un trabajo organizativo para reconstruir el tejido social en el territorio.

En la vereda Alto Ariari, estos comunicados aparecieron durante el transcurso del día, alrededor de 100, que se fueron extendiendo hacia el casco urbano. Esta región que está ubicada al sur de la región de Cabrera, es considerada por sus habitantes como una de los lugares más productivos del municipio.

En el Municipio de Cabrera habitan cerca de 6000 personas dedicadas en su mayoría a las labores agropecuarias. Este territorio se ha caracterizado desde el 2001 por ser una ZRC (Zona de Reserva Campesina), figura jurídica que se estableció a causa de las luchas de las comunidades campesinas en Colombia por una vida digna. El objetivo de la ZRC desde su creación ha sido “defender al campesinado de la expansión trasnacional, defender la economía campesina y proteger al campesinado de la expansión latifundista”, dicho por un campesino de la región. Además, afirma, que este proceso de las Zonas de Reserva Campesina ha configurado una salida viable para solucionar la problemática rural colombiana. Muestra de esto ha sido la réplica de este y trabajo por muchas otras comunidades campesinas, que se han venido organizando con los objetivos de esta iniciativa, como son los casos del departamento del Cauca y la región del Güejar.

Entre el año 2000 y 2001 se llevo a cabo el “Plan Piloto para las Zonas de Reserva Campesina” en las regiones de Cabrera (Cundinamarca), El Pato (Caqueta) y Calamar (Guaviare) con el fin de iniciar con el apoyo institucional por parte del entonces INCORA en términos de inversiones productivas y capacitación para implementar la figura jurídica.

Estas tres fueron las tres primeras regiones que se convirtieron en ZRC. En adelante, hasta el año 2004, la ZRC de Cabrera tuvo un funcionamiento productivo en términos agropecuarios y organizativos, fundamentalmente a través del apoyo del SINPEAGRICUN (Sindicato de Pequeños Agricultores de Cundinamarca). De tal manera, la mayoría del campesinado de la ZRC empezó a reconstruir la región desde la perspectiva de la defensa de la economía campesina y la superación de la pobreza.

No obstante, en el año del 2004 llegó el paramilitarismo a la región, momento en que también se presentaron amenazas contra los líderes de la región –principalmente contra aquellos que pertenecían a SINPEAGRICUN y a las Juntas de Acción Comunal-, lo cual generó el éxodo de los mismos. En consecuencia, “el proceso que estaba en formación se cortó y su estancamiento, producto principalmente del miedo originado por las amenazas, género el retroceso organizativo y productivo de la ZRC”, descripción hecha por un miembro del ZRC. Sólo hasta el año 2010 se inició la reactivación de la ZRC de Cabrera, con la consecuente promoción de organizaciones comunales que permitieran la implementación de proyectos productivos y la reconstrucción del tejido social.

Por otro lado, el campesinado teme que los comunicados de las autodefensas estén asociados a los trabajos hechos por la empresa Ingetec (Ingenieros Consultores), que está realizando estudios de factibilidad para la construcción de una hidroeléctrica por parte de la transnacional Emgesa (Empresa de Energía de Bogotá) filial de la empresa española Endesa (Empresa nacional de Electricidad); dicho proyecto generará impacto en los municipios de Pandi, Venecia y Cabrera.

Ante tal iniciativa la población, en general, ha comunicado a través de los encuentros de la ZRC su descontento a la INGETEC argumentando la inconformidad con su presencia en la región. De tal manera, la comunidad ha estado expresando que “el proyecto no es necesario para el desarrollo de la región y además afectará ostensiblemente los recursos naturales de la región”. La comunidad, reitera, que no quiere que suceda lo mismo que en otras regiones del país donde la llegada de las multinacionales viene junto a las bandas paramilitares, como ha sido el caso del Quimbo, Santurban, Saravena, entre otros; señala un miembro de una Junta de Acción Comunal del Municipio.

Por tanto, el campesinado de Cabrera quiere hacer un llamado al gobierno nacional y a la población colombiana sobre lo que está sucediendo en la región, pues temen las acciones que puedan tomar las AUC, del bloque renacientes del sur del Tolima, que según la firma las dirige el comandante Maicol. En el 2004 hubo una lista señalando a los líderes que les obligaba abandonar la zona y existe el temor que esto se repita o exista una masacre.