Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Por la paz con justicia social inició el Encuentro Internacional “Pueblos Construyendo paz”
 
Temas relacionados

Con las palabras de Colombianos y Colombianas por la paz, en cabeza de Piedad Córdoba, así como con un ritual ofrendado por las comunidades eclesiales e Iglesias por la paz, en el que se evocó un canto a la vida, a la tierra y al agua, se hizo la apertura al Encuentro Internacional “Pueblos Construyendo Paz”, que tiene lugar los días 4, 5 y 6 de diciembre en la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá.

El acto de apertura se caracterizó por prestar énfasis en los puntos que, según Colombianos y Colombianos, deben ser esenciales de cara a la paz del país en los que es urgente trasegar más allá de lo coyuntural; así, según lo expresó Colombianos y Colombianas: “La paz será posible más allá de la solución del conflicto armado, sólo cuando la democracia sea democracia, la democracia es la justicia es la posibilidad de asegurar libertades, de expresión, de pensamiento, la paz no es un acuerdo de papeles, es la posibilidad de democratización”.

Así mismo, esta instalación contó con la presencia aproximada de 500 personas que se congregaron en el Auditorio Camilo Torres de la Facultad de Derecho de la Universidad, emblemático centro de pensamiento y debate político.

Colombianos y Colombianas, en el marco de la Ruta Social Común para la Paz, destacaron, de la misma manera, que una paz verídica debe tocar las raíces de las causas que fundamentan el Conflicto imperante. Según lo expresaron: “La paz es la superación de la brecha entre pobres y ricos, es educación, es el aseguramiento a la salud, a la educación, es el libre acceso a los medios de información, uso y posesión, es la coherencia con principios sostenibles en base a la reproducción humana, las fuentes naturales y los ecosistemas, de la misma manera que con quienes habitamos en el planeta”.

De otra parte, se destacó que sólo con una sociedad participante, reiterativa, consultiva y reconocida como sujeto sociopolítico, se podrá contar con una paz real; sólo con la liberación social popular, habrá validez y legitimidad; no es posible una solución al conflicto colombiano sin una inclusión social convergente y plural; los acuerdos entre insugencia y gobierno son parciales y para ser integrales deberán escuchar la diversidad de voces, desde la profundidad expresada en las grandes mayorías.

Así mismo, expresaron que el pueblo colombiano deberá continuar con estos esfuerzos pese al fuerte ambiente de incertidumbre, caracterizado porque la sociedad en general desconoce lo que se viene llevando a cabo desde la Habana, porque se desconocen los acercamientos con el ELN, en fin, porque el pueblo colombiano no es activo en lo que compete como sociedad y porque no se le comunica los mecanismos de hechos de dicho proceso.

También, en dicha intervención se dijo que los mecanismos desde la Cámara y el Senado de la República, así como la participación de la sociedad en general, por medio de la página web, no son suficientes; no agotan la palabra ni permiten la discusión en temas tan importantes como, por ejemplo, el control militar y paramilitar, multinacional y empresarial, los marcos de impunidad, entre otros, en amplias regiones del país, que desconocen a las víctimas y los derechos medioambientales.

En este mismo sentido, se hizo hincapié en el hecho de que se hable de la paz en el marco de continuidad de graves violaciones a los derechos humanos, avizorando la necesidad de que ésta no se quede en pura demagogia y en cambio se cimenten las bases para una paz con justicia social.

Otra arista de la apertura fue la importancia del Encuentro desde la unidad descentrada para todos y todas, como espacio de convergencia hacia el país y la humanidad, con miras a acabar con lo que impide juntar y sumar, desde la diversidad para la construcción de la paz.

El Encuentro además, según lo expresó Colombianos y Colombianas, busca no sólo llegar a los mismos, pues al ser un país diverso y de muchos, se requiere llegar a aquellos que mueren por desatención de salud, a los despojados de la tierra, a los espoliados, entre otros tantos.
También se saludó a las delegaciones internacionales de Irlanda, País Vasco, Guatemala, Salvador, a las madres de la Plaza de Mayo -Línea Fundadora-, Uruguay, Sudáfrica, Alemania, Cuba y otros, y se dijo que se tratarán en estos días los temas del agro y lo rural, la destrucción del habitad; lo urbano y sus sistemas de exclusión social y económico, así como la importancia del esclarecimiento de graves crímenes de Lesa humanidad, con los esfuerzos importantes como la Comisión Ética de la Verdad, exigiendo verdad, justicia, Reparación integral y garantías de no repetición, evitando darle la espaldas a las víctimas en cualquier procesos de construcción de paz.

Otros temas harán parte del Encuentro, tales como los concernientes a los derechos civiles y políticos, las garantías políticas, las doctrinas de seguridad y las fuerzas militares, entre otros.

Por su parte, Germán Roncancio, de la Ruta Social Común para la Paz, presentó la metodología del Encuentro, desde el punto de vista de que ésta fue construida de modo colectivo y dejando claro que ninguna mesa de negociación debería evitar hablar de las graves consecuencias del modelo de desarrollo; el Encuentro, según Roncancio, como la construcción de un escenario que no es aislado y que está encaminado a la construcción de un nuevo país.