Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño
:: Antioquia, Colombia ::
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Ejército Nacional asesina a miembro de Cahucopana hijo de dirigente campesino
Cahucopana / Martes 29 de enero de 2008
 

Miguel Ángel González Gutiérrez, de 23 años de edad, miembro activo de la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño (Cahucopana) e hijo de Miguel Ángel Gonzáles Huepa, directivo de la Asociación Campesina del Valle del río Cimitarra (ACVC), fue asesinado por tropas del batallón Calibío de la 14a. Brigada de la Séptima División del ejército colombiano. Este lamentable hecho ocurrió el domingo 27 de enero de 2008 en la vereda Puerto Nuevo Ité (La Cooperativa) del municipio de Remedios, en el Nordeste Antioqueño.

Siendo aproximadamente las 7:30 de la noche, en su ya conocida y demente forma de actuar, estas tropas oficiales simulan un enfrentamiento y vilmente asesinan a este joven, otro falso positivo, otra acción más que el señor Uribe, presidente de Colombia, debe estar celebrando en compañía de esos que pretenden esta tierra nuestra: las multinacionales, mientras que la viuda, sus hijos, sus vecinos, amigos, y las organizaciones comunitarias lo lloramos y rechazamos este accionar de un gobierno asesino y criminal.

Miguel Ángel –Galo, como sus amigos y su familia le decíamos con cariño desde que era niño- nacido el 17 de febrero de 1984, llegó al Nordeste Antioqueño con su familia hace 16 años, cuando él contaba siete años de edad. Provenían desplazados de los Llanos Orientales.

Miguel Ángel Gonzáles Gutiérrez

Miguel Ángel González Gutiérrez era afiliado a la junta de acción comunal de Puerto Nuevo Ité e integraba la junta local de Cahucopana. Miguel Ángel era hijo de Miguel Ángel González Huepa, líder campesino y dirigente de la ACVC, quien el pasado 19 de enero de 2008 fue detenido con el también campesino y líder de la ACVC Ramiro Ortega Muñetón en el momento en que culminaba una reunión de la junta de acción comunal de la vereda Puerto Nuevo Ité, por el mismo batallón Calibío que no conforme con enviarlos a la cárcel, decide matar a uno de sus hijos.

El día de la captura, el 19 de enero, cuando la comunidad se encontraba reunida, el Ejército llega al caserío con "Chucho", alias de Jesús Maria Piñeres, "civil" quien ahora hace parte del Ejército: viste sus prendas y porta sus armas y sus distintivos. El mismo que ha venido amenazando de muerte a los campesinos del Nordeste Antioqueño. El joven Miguel Ángel denuncia ante el subteniente que dice llamarse Chavarría las constantes violaciones de los derechos humanos por parte del batallón Calibío. Al terminar la reunión el ejército le pide la cédula de ciudadanía, la que comparan con la de su padre ya que sus nombres coinciden. Es cuando Miguel Ángel padre es capturado y él dejado libre, para ser abatido por las balas oficiales ocho días después… Miguel Ángel hijo no tenia orden de captura… ¡había que asesinarlo! Es la lógica perversa de los militares colombianos.

Miguel Ángel era un joven campesino muy reconocido en la región, trabajador, padre de familia, deja a su esposa con dos hijos: Edwin Miguel, de cuatro años, y Darwin Miguel, de cuatro meses. Esperamos que el Ejército no se ensañe con ellos por tener el mismo nombre de su abuelo encarcelado y de su padre asesinado, y por eso no damos el nombre de su esposa.

Nuestro querido vecino y amigo Galo, Miguel Ángel, portaba el día de su criminal muerte un avantel que fue asignado a la ACVC por el Ministerio del Interior y Justicia para la "seguridad de sus miembros" y tres teléfonos celulares, uno de la asociación y dos de la familia González. Salió de su finca rumbo al caserío de Puerto Nuevo Ité para cargar las baterías de estos aparatos, montaba su caballo en aparejo de enjalma, vestía buzo blanco, pantalón azul y calzaba zapatos tenis. Nunca llegó al caserío, fue interceptado por una patrulla militar del batallón Calibío, aquella que es acompañada por el desertor alias "Tulio", que al igual que alias "Chucho" es otra de esas bestias asesinas que señalan y ordenan las muertes de los campesinos. Su caballo apareció sin aparejos ni enjalma, el Ejército se las robó, dicen los habitantes del sector que fue quemada para dirigir el aterrizaje del helicóptero que llevó el cuerpo del inocente campesino.

La sociedad colombiana es informada por el Ejército en sus medios de comunicación que "dieron muerte en combate al guerrillero alias ’Julián’ quien hacia parte de las filas insurgentes de la cuadrilla Raúl Eduardo Mahecha de las FARC" en la vereda de Dosquebradas (Remedios, Antioquia). "De este modo las tropas de la Décimo Cuarta brigada del Ejercito Nacional continúan operaciones en contra de las organizaciones delictivas con el objetivo de neutralizar las acciones terroristas y delincuenciales en el departamento de Antioquia". Es otra mentira del señor Uribe y de su ejército. Aquí somos campesinos que trabajamos la madera, la minería, la ganadería, la siembra de plátano, yuca, maíz…

También hemos sido informados de la detención, desde ayer 28 de enero en la vereda Dosquebradas, del campesino Luis Alberto Restrepo, a manos de una patrulla militar del batallón Calibío al mando del subteniente Chavarría y el coronel Zapata, patrulla que es acompañada del ya conocido "Chucho".

Cahucopana está muy preocupada por la grave situación de violación de los derechos humanos y por la persecución y asesinatos a los líderes campesinos. Reiteramos que es política estatal el exterminio de la ACVC y de las organizaciones sociales, a manos del Ejército Nacional para entregar nuestros territorios a los capitales extranjeros. Somos defensores de nuestro territorio vital y por eso nos asesinan y encarcelan.

Rechazamos la política gubernamental en cabeza del Presidente de la República, pues desde su llegada al gobierno no hacemos más que enterrar campesinos. Pedimos la solidaridad nacional e internacional para detener estos actos criminales y terroristas, que lo único que producen es miedo, pavor, repulsión en nuestros campesinos, que ven como única salida este pedido y la posibilidad de desplazarse a la ciudad en forma masiva.