Agencia Prensa Rural
Mapa del sitio
Suscríbete a servicioprensarural

Ataque contra la Alianza de Medios y Periodistas Alternativos por la Paz
Luz Marina López Espinosa / Jueves 3 de enero de 2013
 

En el blog de una tal “Colombia Objetiva”, pusieron a circular y se esforzaron por difundirla ampliamente, una nota –muy mal escrita por demás-, contra la recién creada Alianza de Medios y Periodistas Alternativos por la Paz con justicia social.

Podríamos decir que fue el primer ataque de esa mano negra de la extrema derecha que ve en las conversaciones de paz entre el Gobierno y las Farc-EP la temida hecatombe que anunciara hace años Uribe Vélez. Pero en realidad, fue el segundo. El primero lo constituyó la no respuesta, el silencio absoluto del presidente Santos Calderón frente a la carta que la Alianza le envió el 9 de noviembre de 2012 anunciándole su conformación, y su propósito de difundir amplia y objetivamente lo relacionado con el proceso de Paz. Y solicitándole cupo en un espacio institucional –no de interlocutor en la Mesa como con torpeza dice el tal blog-, sino para hacer su trabajo desde un periodismo alternativo: es decir, desde la base popular y sin amarres con los grandes grupos de poder –económicos, sociales y políticos- que controlan los mass media. Nos ninguneó el señor presidente.

Llama la atención del artículo de “Colombia Objetiva”, el señalamiento de nuestra Alianza de Medios como una “plataforma para validar el show mediático que necesitan los líderes de las farc”. Bastaría decirles sobre esto, que en ese “show mediático” está nada menos que su general Mora Rangel. Otra torpeza del ataque que requeriría de un analista muy agudo para que la descifre, es la afirmación de que buscamos estatus político “para guerrilleros urbanos y oficiales”. ¿Qué será esto tan extraño?

Ni qué decir tiene el argumento de que varias de las organizaciones que conforman la Alianza han sido investigadas por el delito de rebelión. Honor que se nos hace. Porque el correlato piadoso de la atrocidad de los falsos positivos que dejó un reguero de al menos dos mil cadáveres humildes a lo largo y ancho del país, es el de los falsos positivos judiciales. Miles, muchos miles de colombianos recluidos en horribles mazmorras bajo cargos de rebelión. Muchos, verdaderos presos de conciencia, condenados por su militancia social, sindical o ideológica. La mayoría, declarados inocentes por el mismo sistema que los encarcela, después de años de prisión. Así que haber sido procesado por rebelión –unos muy pocos es la verdad de los integrantes de la Alianza-, nada dice, nada demuestra. Salvo la perfidia de quien hace el cargo, sólo para descalificar por tratarse del otro, método de la mano negra de la derecha que aún a la derecha civilizada espanta.

La Alianza de Medios y Periodistas por la Paz con Justicia Social, saluda al pueblo colombiano en estas festividades de Navidad y Año Nuevo, y hace votos, votos de trabajo y de construcción de presencia popular, porque la Paz, la ansiada y escarnecida Paz, sea una realidad en este 2013.